La alegría de volver a verse

Después de pasar más de un año sin salir por tener factores de riesgo, volvieron a los encuentros, a los juegos y a las actividades en el ARDI de Río Primero

Primero el dengue y después el Covid-19 frustraron los planes de todo el mundo, en especial de aquellas personas con discapacidad que estuvieron muchísimo tiempo esperando la vuelta a las rutinas.

Desde el comienzo de la pandemia, los profesionales de la salud que trabajan en discapacidad han pedido habilitaciones para no sufrir retrocesos en los tratamientos que cuestan un arduo trabajo.

La vacuna contra el coronavirus trajo mucha tranquilidad a las familias y los hogares de día, centros terapéuticos y otros espacios pudieron reabrir sus puertas de a poco. Un claro ejemplo es el ARDI, el Centro Inclusivo y Comunitario de Río Primero que se volvió a llenar de alegría por el retorno a las actividades presenciales.

Helen, una joven que participa de este espacio, comentó lo contenta que estaba al volver: «estaba todo el mundo ahí. Vi a mis compañeritos y estuve muy emocionada» dijo a Hablando Claro. Contó con picardía que los recibieron con torta y juguito Baggio.

Tanto a Helen, como sus compañeros, quedaron vestidos con los trajes del carnaval 2020 que debieron suspenderse por un brote de Dengue en febrero. Un mes más tarde, Alberto Fernández anunciaba la cuarentena dura por la pandemia del coronavirus.

En el ARDI se conjugan varios aspectos esenciales para la vida: el mutuo compartir y el sentirse útil. Este espacio tiene varios proyectos en donde realizan junto a los chicos alfombras, macetas, y otras piezas hechas a mano.

María Ángel Arnaudo, quien se encuentra a cargo de la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad, afirmó que «estaban felices de retornar y ver a sus amigos» en este primer encuentro.

Además contó que realizan distintas actividades didácticas, educativas, juegos y paseos recreativos. Al mismo tiempo, se conocen entre ellos, se relacionan y establecen lazos de amistad.

Cabe resaltar que los jóvenes con discapacidad son parte de un grupo poco visibilizado en nuestra sociedad. Con el largo aislamiento producido por la pandemia, ellos también tenían la necesidad de encontrarse y de volver a ver a sus amigos y amigas.

Este espacio contiene a 15 personas, a cargo de las profesoras Valeria Cuevas y Yaqui Aguinaldo. El objetivo principal del ARDI es que se mantengan activos, que encuentren en las distintas actividades hobbies y por qué no su profesión», destacó Arnaudo.

Seguí leyendo:

Diputados aprobó el proyecto para incluir a personas con discapacidad en la contracepción

La provincia prorroga por un año el Certificado Único de Discapacidad

Cleo, la perra cordobesa que ayuda en una fundación para niños con discapacidad

Categorias
Actividades

NOTAS RELACIONADAS