Santa Rosa: homenaje a El Duende, el personaje más querido del barrio San Roque

La historia de un personaje que aun vive en lo más querido del barrio: los carnavales
El mural terminado, un homenaje para El Duende

El grupo de Jóvenes Voluntarios de Villa Santa Rosa, junto a vecinos del barrio San Roque, organizaron un mural participativo en el que homenajearon a un personaje muy querido del pueblo.

Eduardo Villafañe era su nombre. Pero nadie lo recuerda así, en el barrio todos lo conocen como «El Duende». Y aunque ya no esté entre nosotros, sus recuerdos siguen vivos en las cortadas del barrio, en los carnavales y obviamente en la batucada.

La anécdota dice que Eduardo pasó a llamarse Duende un día en el que un amigo del barrio representó la película Shrek. «La obra necesitaba un duende. Entonces agarró unas telas blancas que encontró en mi casa, se puso un bonete rojo y salió a interpretar al duende» cuenta su hija Guadalupe en diálogo con Hablando Claro. Desde entonces, pasó a ser El Duende.

Si uno pregunta sobre él, las memorias que afloran mencionan su inagotable carisma y las constantes ganas de contagiar alegría.

«Siempre estaba en el parquecito, donde ahora es el SUM. Él charlaba mucho con la gente, y siempre estaba contento», recuerda Guada.

El Duende era viajante. Durante la semana, recorría las localidades vecinas para repartir paquetes y documentos. Pero los fines de semana dedicaba el tiempo al barrio y a su gente.

Los vecinos lo recuerdan también por ser el que más trabajaba para organizar los carnavales. ¡Qué épocas!

«Él siempre decía que teníamos los carnavales en la sangre. Somos cuatro hermanos y desde el primero hasta el ultimo, siempre hicimos todo. En esas fechas, nuestra casa era todo movimiento».

En el baile, había que bailar: las noches se llenaban de plumas, lentejuelas y mujeres bordando los trajes. «Yo me acuerdo que llegaba de trabajar, agarraba un papelito y una lapicera y se iba a buscar a la gente para que participe. Si vos decías que no, era tan insistente que al ultimo terminabas diciendo que sí», cuenta entre risas Guada.

El Duende

El orgullo invade sus palabras y habla de su padre con una sonrisa constante y concluye: «Siento un orgullo inmenso porque la idea de homenajearlo surgió de la gente«.

Niños y grandes dejaron su huella en este mural participativo, la obra estuvo que cargo del artista Darío Rolland.

Mirá más:

Categorias
Actividades

NOTAS RELACIONADAS