Calentitos los churros

Días fríos, especiales para una rica merienda

Ya te dimos el secreto para un buen chocolate caliente. Y qué mejor compañía que churros caseros y calentitos

  Ingredientes

  • 1 taza de agua
  • 1 taza de leche
  • 2 tazas de harina
  • Azúcar c/n
  • Sal, una pizca
  • Ralladura de limón
  • Aceite para freír

  Procedimiento

Colocar en una cacerola el agua, la ralladura de limón y la leche (la leche es una variante que le da suavidad a la masa, pero es opcional. Puede utilizarse sólo agua) y llevar al fuego hasta que hierve.

Retirar del fuego e inmediatamente agregar de golpe la harina tamizada con la sal. Revolver enérgicamente hasta que se forme una masa compacta, y absorba toda la harina. Sin dejar enfriar, ir colocando la masa en una “churrera” o una manga con pico dentado, y cortar los churros mientras calentamos el aceite. Es importante trabajar la masa en caliente, ya que a medida que se enfría se pone demasiado dura para deslizarse.

Calentar el aceite en una olla profunda, una buena cantidad de manera que los churros floten “cómodamente”. Debe llegar a temperatura alta pero sin hervir. La cantidad y la temperatura son muy importantes, ya que de esto depende que los churros salgan crocantes y no absorban tanto aceite.

Freír los churros en el aceite, manteniendo el fuego al máximo. A medida que se retiran, volcar en una fuente con azúcar para cubrirlos por completo. También es importante hacer esto apenas se retiran para que el azúcar quede bien adherida.

 

Categorias
Cocina

NOTAS RELACIONADAS