Messi y su almuerzo antes del partido

La alimentación del 10 sin harinas blancas y sin azúcar

Siempre se menciona la frase «somos lo que comemos» hay quienes la predican y quienes hacen oídos sordos. Lo cierto es que para un deportista de alto impacto su alimentación es crucial. Y más aún si se menciona que el deportista es Lionel Messi, y más aún todavía si se tiene en cuenta que estamos a pocas horas de un partido decisivo para la Selección Argentina.

Messi, después del Mundial de 2014, en el que Argentina perdió frente a Alemania en la final cambió su dieta completamente de la mano del doctor italiano Giuliano Poser.

La dieta del 10

Gasolina Súper, es el nombre que utiliza el propio Poser para definir la estrategia alimenticia del crack mundial, y que se basa en los siguientes principios: “agua, un buen aceite de oliva, cereales integrales y frutas y verduras frescas biológicas, o sea no contaminadas con pesticidas, herbicidas y demás, porque eso hace mucho daño al organismo. También son muy buenos los frutos secos y las semillas”.

Entre otras pautas, el doctor explicó que “el azúcar es lo peor que hay para los músculosMientras más lejos se esté del azúcar, mejor. Las harinas refinadas también son un gran problema, esencialmente porque hoy en día es muy complicado encontrar un grano de trigo sano, sin contaminar”.

Asimismo, recomienda precaución con la sal: «poquito, porque la necesitan los músculos y el cuerpo en general». También tuvo que ajustar las cantidades de carne que consumía Leo Messi, acostumbrado a darse buenos festines a través de todo tipo de tocinos: «la carne debe consumirse en la medida justa. Muchísimo menos de lo que habitualmente comen los argentinos y uruguayos, porque es un alimento difícil de digerir para el organismo», comentó el médico.

Según Poser, «el cuerpo humano es una máquina que debe comer y alimentarse bien, para que los músculos puedan trabajar bien y Leo Messi come y trabaja bien. Es un hombre muy inteligente e intuitivo. Es un gran atleta”.

Los resultados están a la vista: Messi perdió tres kilos y medio con el tratamiento, y su físico se volvió más fibroso y liviano. Además, después de sufrir 11 lesiones (nueve de ellas musculares entre 2006 y 2013), casi no volvió a tener problemas físicos, salvo por la rotura del ligamento colateral interno de la rodilla izquierda que fue debido a un choque con un rival.

Categorias
CocinaDeportivas

NOTAS RELACIONADAS