Corre por su vida: la historia de una mujer que puso en pausa al lupus y salvó a su corazón

En el marco del 127° aniversario de la localidad de Porteña, Norma cuenta emocionada su historia de vida, que sirve como ejemplo de fortaleza.

Norma Palacio es oriunda de la Ciudad de Córdoba y viene desde hace varios meses luchando contra el Lupus. Las operaciones cardíacas y la terapia intensiva, para ella quedaron atrás cuando conoció el deporte.

En el marco del 127° aniversario de la localidad de Porteña, en el departamento de San Justo, Norma participó, junto con más de 180 atletas, de la maratón realizada el domingo 17 de febrero que partió desde el Natatorio Municipal.

Es ejemplar la historia de vida de esta mujer que le ganó a la muerte y logró dormir al Lupus, enfermedad autoinmunitaria crónica y compleja, que puede afectar desde las articulaciones hasta el corazón.

Hace seis meses, Norma se encontraba internada en el hospital, luego de sufrir tres operaciones cardíacas, de las cuales una fue a corazón abierto y las otras dos a través de cateterismo (introducir un catéter en un conducto o cavidad).

Inmediatamente después, cuando descubrió que el ejercicio físico la ayudaría a luchar contra el Lupus, comenzó a ir al gimnasio y a correr varios kilómetros. Así, confirma emocionada que logró “dormir al Lupus, para que deje de dañar su cuerpo”.

“Hace un tiempo atrás, estaba en la lista de espera para transplante de corazón, y hoy por hoy no sólo que ya no estoy, sino que la lucha contra el Lupus logró que se durmiera”, explicó Norma en “Panorama Deportivo”.

Acompañada de su esposo, este domingo disfrutó de iniciar y concluir la maratón en el pueblo cordobés, que se ubica como su segunda maratón. En ese sentido, se mostró muy agradecida tanto por la organización del evento que la invitó y la guió hasta el lugar, como por los médicos, profesores y nutricionistas que la acompañan día a día para continuar con este sueño de seguir viviendo.

La maratón, que según informó la Municipalidad de Porteña, tuvo el objetivo de recorrer las calles del pueblo para completar cinco y diez kilómetros, emocionó a Norma, a los espectadores y a los participantes. En ese sentido, expresó:

“Estoy muy contenta de poder completarla, de estar viva, la emoción de haber cruzado la meta de llegada fue grandísima (…) este corazoncito reparado no se va a detener nunca, ya estoy anotada para la próxima maratón que será en Córdoba Capital”

Por último, emocionada, hizo referencia a un video que circula “que dice esos locos que corren”, pero que al finalizar “dice que algunos sienten que están ganando el aire”. Y así es, mientras corre, ella está ganando vida: “estar viva para mi es un milagro, después del tiempo en terapia intensiva, canalizada, con secuelas, estar al borde de la muerte, agradezco un montón de disfrutar de la vida”.

Categorias
Bienestar

NOTAS RELACIONADAS