«Pasamos el año nuevo en el dispensario», los testimonios de quienes no celebran las fiestas

Cuatro instituciones de Monte Cristo se unieron para concientizar a la población sobre el daño que causa la pirotecnia en algunas personas

A tan sólo semanas de las fiestas de fin de año, cuatro instituciones de Monte Cristo se unieron en una campaña para concientizar sobre el uso de la pirotecnia en los festejos.

Se trata de Uniendo Huellas, Huepil, Alma de Resero y el Centro Interdisciplinario Santa Elisa que, a través de la frase «Si es una fiesta, que sea para todxs», buscan demostrar el daño que los fuegos artificiales causan a personas que presentan condiciones del espectro autista y a animales.

De esta manera, difundieron placas en redes sociales, donde se leen testimonios de madres que cuentan situaciones por las que atraviesan durante las navidades o años nuevos.

En el año 2017, la Municipalidad aprobó una ordenanza en la que se prohíbe «la tenencia, acopio, exhibición, fabricación para uso particular y expendio al público, al por mayor o menor, de artificios de pirotecnia.

Sin embargo, esta normativa no se cumple ya que, dentro de la ciudad, todavía hay lugares en los que se vende de manera ilegal.

Es por esta razón que las instituciones decidieron unirse para llevar el mensaje a la comunidad y lograr la empatía hacia quienes no disfrutan de los shows sonoro-lumínicos que ofrecen los fuegos artificiales.

«Hemos pasado años nuevos en el dispensario porque mi hijo convulsionaba», cuenta Carolina, mamá de joven de 16 años que presenta condiciones del espectro autista.

En un mensaje de reflexión, brindado por la Licenciada en Fonoaudiología, Soledad Grudina, expresan: «En esta diversa sociedad en la que vivimos, aprender a respetarnos es una forma más de encuentro y de reconocimiento». De esta manera, invitan a la población a disfrutar de las fiestas «comprendiendo y respetándonos todos»

Mirá también:

Categorias
Bienestar

NOTAS RELACIONADAS