Vanesa Banega: «Hay que animarse y querer sentirse bien»

El mensaje que dejó una luchadora que pudo encontrar en su experiencia la fuerza para ponerse de pie. Conocela en esta entrevista.

El uso del celular, de la computadora y el sedentarismo son algunos factores que nos predisponen a tener problemas de columna. Pero existen tantos otros que conllevan cirugías y tratamientos más complejos como es el caso de la escoliosis.

Las causas de la desviación de columna normalmente se desconocen y varían en función del tipo de escoliosis que se presente y de las personas que la padezcan, según afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS) las mujeres tienen más probabilidades de sufrir esta patología que los hombres. En etapas de desarrollo y crecimiento óseo, como la niñez y la adolescencia, la curvatura se suele agravar.

«Yo me agaché a atarme los cordones y ahí la maestra me vio la espalda», así empezó a contarnos su historia Vanesa Banega. Ella es oriunda de Villa Santa Rosa, pero su voz es reconocida en toda la región ya que desde más de 15 años es locutora de la radio FM Cura Brochero.

Vanesa Banega

«La Vane», como todos la conocen, comenzó un largo camino entre médicos y estudios para tratar su escoliosis. Pasó por una operación en donde le colocaron una prótesis y tiempo después, haciendo ejercicios en fisioterapia, dijo sentir un tirón y mucho dolor. «Para mí ahí se rompió la prótesis, porque fue un ruido y mucho dolor», recordó.

El papel de las docentes fue significativo, ya que apenas observaron la desviación en la espalda de Vane se lo comunicaron a sus padres. Desde allí comenzaron a «atar cabos» y encontraron, de alguna manera, el motivo que causaba dolor en las piernas, la cintura y a veces, noches de llanto por parte de Vane.

Desde los once a los trece que me operaron me avanzó impresionante -la escoliosis-. Yo caminaba súper agachada, por ahí no tengo noción de eso y la gente que me mira me dice: ‘pero, vos no te das cuenta cómo estabas antes’. Yo lo ocultaba todo con camperas…

‘Parate derecha’, era la frase más resonante y aunque ella hacía todo el esfuerzo, no podía. «Yo siento que estoy derecha, porque no me puedo parar más derecha de lo que estoy».

La imagen de ese entonces era un médico que solo hablaba con sus padres y a ella no le comentaban mucho lo que pasaba, ni lo que iba a pasar. «Sentí que el médico que me operó me dejó sola», comentó Vane. Al mismo tiempo remarcó que su familia siempre estuvo con ella, y aun así «sienten culpa por no haberse dado cuenta antes».

La lucha por operarse fue intensa, la situación económica y la preparación para la intervención, no fue nada fácil, y cuando lo pudo concretar sufrió un retroceso debido a que se le «desenganchó la prótesis».

Los recursos no estaban y cuando me quise operar, ya era tarde. Antes no había un seguimiento, nadie me indicó pilates o natación que era lo que yo tendría que haber hecho. Yo fui a un fisioterapeuta, pero…

Más allá de esta experiencia «la Vane» se siente segura y sorprendida de sacar tantas fuerzas para salir a la vida. Nada le impide realizar sus actividades deportivas como andar en bici, nadar o hacer pilates. Sí reconoció que estuvo «muy enojada con la vida, con los médicos, hasta con Dios».

Yo me preguntaba por qué a mí, hasta que hablé con un cura -yo soy muy creyente- y me dijo: ‘¿por qué no a vos?’

Cuántas veces presentamos una y mil excusas a la hora de hacer actividad física y de hecho quién no dijo/escuchó la frase «no hago porque me duele, no tengo tiempo». Convencida de que hay que «hacer y superarse», Vanesa trabaja para poder vencer una de sus limitaciones que es «estirarse».

La acompañamos a una de sus actividades y además hablamos con su profe
Anabella Toledo.«En Pilates y TPA (Terapia Postural Activa), tomamos conciencia de nuestro cuerpo, de los apoyos, de la concentración de la fuerza». Nos decía que el cambio que presentó Vane es notorio: «logró mayor flexibilidad, más seguridad y mejor postura».

«Hay que animarse y querer sentirse bien», es el mensaje que dejó una luchadora que pudo encontrar en su experiencia la fuerza para ponerse de pie.

Categorias
BienestarMujeres
Carla Ludueña Francetic

Lic. en Comunicación Social

NOTAS RELACIONADAS