«Andá a lavar los platos»: la película sobre las trolebuseras de Córdoba

La película, que fue ganadora del concurso del Polo Audiovisual de Córdoba, se estrenó on line en el Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires Argentina (FIDBA) y se podrá ver por 72 horas

A cualquier cordobés, las primeras imágenes de la película le resonarán en su memoria emotiva: una sucesión de fotografías de mujeres con peinados batidos, pantalones tiro alto de la época, sonriendo orgullosas junto a enormes trolebuses, como capitanas de enormes paquidermos. Los sonidos que acompañan también son evocativos: son las inconfundibles señales auditivas de un «trole» que resopla y arranca.

Así empieza Andá a lavar los platos, el documental cordobés que resultó ganador del Concurso para Realización del Polo Audiovisual de Córdoba en 2018 y que, ahora, se estrena online como parte del Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires Argentina (FIDBA), en la competencia oficial de largometrajes argentinos.

Con guión de Sofía Gual, Bahía Flores Pacheco y Natalia Comello, y dirección de las dos últimas, la película retrata la vida de tres trolebuseras de Córdoba en un momento difícil, durante el conflicto de transporte de 2017, en el que instalaron una carpa de lucha al lado de la Municipalidad de Córdoba, espacio que sostuvieron durante meses.

Andá a lavar los platos acompaña a tres de ellas: Susana Cardozo, Viviana Chiatti y Érica Oliva (esta última, la que adquirió más notoriedad pública por entonces, como delegada gremial e interlocutora ante los medios de comunicación). Lo hace registrando las movilizaciones y medidas de lucha que asumieron entonces, pero también siguiéndolas en charlas casuales dentro de la carpa, mientras limpian, cuidan niños, cocinan y hablan de sus vidas personales y de lo que significó para ellas subirse al volante. 

No hay situaciones de entrevista en el filme, sino una cámara que capta conversariones íntimas. «Cuando decidimos hacer la película, empezamos a visitarlas frecuentemente. Desde el comienzo, sabíamos que no queríamos el formato de entrevista que se usa en muchas películas. Queríamos reflejar esa cotidianidad entre ellas, no de nosotras con ellas, sino su propia convivencia, sus hábitos», cuenta una de las directoras, Bahía Flores Pacheco.

El equipo de realización, al principio de manera más amateur y al final mejor equipadas, comenzó en agosto de 2017 a frecuentar la carpa, a charlar, filmar, grabar, volver a grabar. Las imágenes muestran a estas tres mujeres y otras de sus compañeras compartiendo desde charlas triviales, hasta complejas definiciones hechas cuerpo de su conciencia de clase y de género.

Añade la directora cómo surgió el interés en el tema: «A quienes no vivíamos en Córdoba, llegar y ver a esas mujeres conduciendo trolebuses nos llamaba la atención. Fue una decisión política del gobierno del momento, incluir mujeres en el servicio de transporte. Era finales de los ’80, inédito para la época, para Córdoba y para el país. Les dio autonomía, les permitió tener trabajo. Fue re valioso. Pero con los años ese sistema se desfinanció, surgieron conflictos».

Sobre por qué el contexto de realización fue el del recordado paro, agrega: «Del total de despedidos, el 31 por ciento fueron mujeres y ellas solo eran el 6 por ciento de la población de conductores. Fue de una desigualdad obscena».

Para la directora, en los diálogos, en los que con arraigada tonada cordobesa las trolebuseras defienden su punto de vista, se traduce una conciencia de derechos como trabajadoras mujeres. «Creo que eso se ve y se escucha en la película. Una de ellas lo dice: lo aprendieron en esa lucha, en ese proceso, en esa carpa», agrega. 

Y finaliza: «Nunca nos planteamos hacer una película feminista, pero si la ves, está clarísima esa experiencia. Porque si algo enseñó el feminismo es que la construcción es colectiva y la estrategia de tender redes es la única forma».

Sobre el presente de las tres conductoras que retrata el documental, cuenta que niguna fue reincorporada y que actualmente están llevándose a cabo los juicios laborales. No han vuelto a encontrar trabajo en blanco. «Para mujeres de esa edad, de 40 o 50 años, es muy difícil entrar al mercado laboral de nuevo porque parece que quedan en un limbo, porque no son jóvenes ni están en edad de jubilarse», añade Bahía. 

Para ver

El film tuvo su estreno en la 8va edición del Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires Argentina (FIDBA), como parte de la competencia oficial de largometrajes argentinos. A partir de este domingo 30 de agosto, el documental ya está disponible de manera online y gratuita por 72 horas, en la web del festival o en el link de Octubre TV.

(La Voz)

Mirá también:

Categorias
Culturales

NOTAS RELACIONADAS