Juana Azurduy, la mujer que liberó a Bolivia de tropas españolas

El pasado 3 de marzo se conmemoró una de las hazañas más importantes para el orgullo de la mujer indígena latinoamericana

Juana Azurduy fue una joven boliviana que luchó por la independencia de la región y acumuló varios triunfos en las batallas en contra de las tropas españolas.

La joven nació el 12 de julio de 1780 en Toroca, departamento de Potosí, actual Bolivia. Por esos días, se expandía por el territorio boliviano la rebelión de Tupac Amaru, en reacción a la imposición de las Reformas borbónicas.

Juana pertenecía a una familia con buena posición económica, ya que su padre era dueño de varias propiedades en la zona. Pero quedó huérfana cuando era niña y creció en un convento de monjas en la misma ciudad.

A los 22 años se casó con Manuel Ascensio Padilla, con quien tuvo 5 hijos. Ambos se comprometieron con la revolución independentista y se unieron a los ejércitos populares creados tras la destitución del rey. Azurduy colaboró también junto a su esposo con las tropas enviadas desde Buenos Aires, en la organización del escuadrón “Los Leales” para contribuir a la liberación del Perú.

Pero, además, la indígena estuvo al frente de un ejército conformado por indias, mestizas y criollas, denominadas “Las amazonas”, un conjunto de mujeres dispuestas a todo por la liberación del pueblo.  Del mismo modo, ayudó a crear una milicia de más de diez mil indios, comandando varios de sus escuadrones y librando más de 30 combates.

Un 3 de marzo de 1816 se convirtió en un día clave para el orgullo de la mujer indígena latinoamericana. Fue ese día cuando Juana Azurduy, al frente de 200 mujeres indias a caballo, logró derrotar a las tropas españolas que asediaban Bolivia, liberando además a su esposo, que se encontraba prisionero desde 1814.

La hazaña de Azurduy logró que fuera nombrada teniente coronel, convirtiéndose en la primera mujer con rango militar en el mundo, según apuntan las reseñas históricas. Su figura trascendió como un símbolo claro del compromiso de las mujeres latinoamericanas con la lucha independentista.

La historia apunta que el libertador argentino Manuel Belgrano le regaló su propia espada, agradecido por la estratégica laboral desempeñada por Azurduy como la primera mujer en integrar el Ejército Argentino. En 1816, participó activamente de lucha del país vecino, liberando al norte de Argentina del control español.

Mirá también:

Categorias
Culturales

NOTAS RELACIONADAS