Rodrigo Gutiérrez, el trompetista santarroseño que toca con Fernando Bladys

El joven músico ingresó con sólo 15 años a tocar en la reconocida e histórica banda de cuarteto cordobés Chébere. Conocé su historia en esta nota
Rodrigo Gutiérrez dejando todo en el escenario. Foto: Van Vázquez

Rodrigo Gutiérrez es un músico nacido en Villa Santa Rosa y, a sus 34 años, ha tocado en incontables escenarios y grabado varios discos. Actualmente es trompetista en la banda de Fernando Bladys, el reconocido cuartetero cordobés y quien fuera cantante de Chébere.

Al igual que otros niños y niñas de esa localidad, la Banda Municipal de Villa Santa Rosa fue el primer acercamiento de Rodrigo con la música. «A los ocho años mi papá me mandó a la banda, donde me formé y aprendí a tocar la trompeta», cuenta el joven en diálogo con Hablando Claro. La Banda Infanto Juvenil funciona desde hace casi 50 años y ha educado musicalmente a decenas de santarroseños, muchos hicieron una carrera profesional y se destacaron, tanto a nivel nacional como internacional.

Cuando el estudio y la práctica se encuentran con la constancia, el talento se hace notar. Así fue como este músico fue convocado a tocar por primera vez en una agrupación musical. «A los 13 años toqué en una banda local, Banda Mix de Mario Gómez, actual director de Zarabanda«, cuenta. Durante esa experiencia, Rodrigo conoció a Maxi Vargas, trombonista también oriundo de Villa Santa Rosa, de quien se hace «muy compinche».

«Donde iba uno iba el otro», comenta el trompetista sobre su compañero de vientos. Posiblemente ellos no lo sabían en ese momento, pero el futuro les deparaba grandes aventuras, ya que compartirían bandas, giras y escenarios por varios años.

Esta dupla empezaba a salir de Villa Santa Rosa para tocar: «a los 14 años hicimos la presentación del disco en el Sargento Cabral de una banda que se llamaba El Ritmo». Según cuenta Rodrigo, en este caso fueron convocados por los sobrinos de la Pepa Brizuela, el cantante del grupo insignia del cuarteto La Barra.

Luego hubo que cambiar de género y tocar música ska en la banda ¿Qué te pasa Squash? de Arroyito. El trompetista cuenta que los invitaron a salir de gira por el país, inclusive a Bariloche, pero que esto no pudo ser posible. «No pudimos ir por ser muy chicos, estábamos en plena secundaria», explica.

Rodrigo en el escenario con ¿Qué te Pasa Squash?, grupo de Arroyito

«Después fuimos a una banda de Villa Dolores que se llamaba El Swing, a todos lados juntos con Maxi».

La entrada de Rodrigo en Chébere

Sin esperárselo, a Rodrigo se le presentó una oportunidad única en su carrera. «A los 15 años me llamaron de la banda Chébere. Fui a hacer un cambio en realidad, y ese día me preguntaron si me gustaría tocar en la banda», cuenta.

Fundado a mediados de la década de los ’70, Chébere es uno de los grupos más importantes e históricos del cuarteto cordobés. Grandes figuras del género han pasado por esta banda: El Monstruo Sebastián, El Negro Videla, El Rey Pelusa, Fernando Bladys, El Toro Quevedo, El Turco Julio, entre otros.

«Me dijeron que cualquier cosa me llamaban. Y ese «cualquier cosa te llamamos», viste… después nunca más», afirma entre risas, dando a entender que en ese momento no se hacía ilusiones de ser convocado. Sin embargo, a la semana el teléfono sonaba y traía una propuesta impensada.

De esta manera, Rodrigo ingresó a Chébere de forma permanente. «Estuve casi dos años y grabé el disco de los 30 años de la banda, que fue uno de los mas grandes últimamente», comenta el trompetista. En este grupo también integra la fila de bronces su amigo Maxi Vargas, trombonista.

Con Chébere en Jesús María

Según cuenta Rodrigo, uno de los recitales más significativos de su carrera fue la presentación de ese álbum aniversario en La Vieja Usina, con el predio rebalsando de público. «Completamente lleno, todo lleno, adentro y afuera. Estaban las puertas abiertas y la gente en la calle esperando para entrar. Fue una locura eso», recuerda.

«Fue muy groso, porque hasta antes de subir al escenario yo no sabía cuánta gente había ahí. Cuando subimos y vimos toda esa gente, fue impresionante». Ese concierto dejaría varias anécdotas memorables para el trompetista.

Chébere solía tocar una versión del clásico de Miguel Mateos, «Tirá para arriba». «Ese momento la gente empezó a tirar todo para arriba y yo tuve que dejar de tocar y esquivar lo que caía», dice Rodrigo, y recuerda: «fue algo muy groso, muy lindo para mi carrera».

Al ser un show tan especial, ese concierto por los 30 años del grupo tuvo la particularidad de ser grabado como un DVD oficial de la banda. Mientras Rodrigo tocaba, el fervor y el aliento del público atravesaban su cuerpo. «En un momento, yo paso al frente a hacer un solo con la trompeta. Así que imaginate… si bien bailaba y tocaba, los nervios siempre estaban», cuenta el joven.

Su paso por la Banda Municipal

Rodrigo cuenta que cuando entró a la Banda Municipal, su director en ese momento era el militar retirado Juan Guillermo Casanovas. «Él nos enseñó mucho la parte teórica. Después cuando agarré mi instrumento, pasé a manos de Juan González. No sólo es el actual director, si no que también es un trompetista de lo mejor que hay, que nos enseñó mucho y aprendimos mucho de él», relata.

Juan González, más conocido como El Profe, comenzó a estudiar música en la banda cuando recién se inauguraba, hace ya 49 años. Hoy ya lleva más de 20 años como su Director, formando grandes artistas de Villa Santa Rosa. 

Con el paso de los años, esa relación entre maestro y alumno se transformaría en una amistad que se mantiene. «Hasta el día de hoy yo me sigo juntando con él, a estudiar, a tocar, él me invita, yo lo invito. Cada vez que me invitan a la banda para mí es un placer, porque es revivir todo de nuevo», dice Rodrigo.

«Juan, más allá del gran profesor y gran músico que es, es una persona excelente. Da hasta lo que no tiene, en ese sentido es de lo mejor que hay Juan. Yo sinceramente estoy muy agradecido por todo lo que hemos compartido, lo que me ha enseñado».

Cabe destacar la influencia que ha tenido la Banda Infanto Juvenil en la vida de muchos niños, niñas y adolescentes de Villa Santa Rosa y cómo ellos hicieron de la música su carrera. Al igual que Rodrigo, se puede nombrar el caso de Santiago Peralta, el trombonista de 27 años que tocó en los escenarios más importantes del cuarteto junto a Trulalá y Dale Q’ Va; otro ejemplo es el de Juan Gabriel Abrego, el saxofonista de 29 años que toca en Sabroso.

Experiencias como sesionista

Después de tocar en bandas de Córdoba como Kimbara y Banda Express, el trompetista santarroseño es convocado a participar en el grupo de Fernando Bladys, ex cantante de Chébere. «Ya he grabado con él cuatro discos y ahora va a salir uno más», anticipa el joven.

Además, Rodrigo es llamado a tocar como músico sesionista en todo tipo de proyectos. «Por ahí me llaman para tocar con otras bandas o en reemplazo de alguien, y uno va feliz de la vida», dice.

De esta manera, el músico compartió escenario en 2005 con Soledad en Cosquín, en una presentación especial que contó con una fila de vientos. También participó de la banda de Ale Ceberio y en la Banda Sinfónica de Laguna Larga.

En el 2018, Rodrigo se reencuentra en un grupo musical con su amigo Maxi Vargas para ser parte de la gira argentina del cantante chileno Américo. Según el trompetista, en esa banda también participaron «los más destacados músicos de cuarteto en vientos: Alejandro Bodelo y Lali Suárez».

Con el cantante chileno Américo

En ese mismo año, el músico santarroseño fue invitado junto a Fernando Bladys a interpretar una canción en el show de Estelares, el grupo de rock de La Plata.

El trompetista también cuenta que uno de los géneros que más le gusta es la salsa. «También he tocado con un compañero de la banda de Fernando Bladys que tiene una banda que se llama La LF salsa», afirma, y reflexiona: «por suerte pude tocar y grabar mucho».

Junto a Estelares y Fernando Bladys

Una vida en la música

A sus 34 años, la música ha ocupado la mayor parte de la vida de Rodrigo, ya que lleva casi 20 años en los escenarios y viajando. Para el santarroseño, la música es todo y representa su familia. No sólo porque arriba del escenario conoció a su pareja, si no porque también su hijo de 10 años, que toca el bajo, ya presenta condiciones para tocar. Además, al salir a tocar tan seguido se crean nuevas amistades y se refuerzan otras, dejando en la memoria un tendal de lindos momentos.

El aislamiento producido por la pandemia frenó el ritmo vertiginoso de las giras de los fines de semana del trompetista. Si bien para el músico es una experiencia muy linda el viajar y tocar, también es desgastante y no deja tiempo para el reposo. Por ejemplo, tocar el viernes por la noche en la Rioja para luego volver el sábado a casa y tener que viajar ese mismo día por la tarde a Catamarca.

Por lo tanto, el parate en la actividad también le sirvió al trompetista para descansar un poco el cuerpo y la mente. Con la vuelta a los espectáculos presenciales costará volver a retomar el ritmo, pero Rodrigo siempre estará contento de estar sobre el escenario disfrutando de hacer lo que más le gusta.

Seguí leyendo:

El Profe Juan González: Más de 40 años en la Banda municipal de Villa Santa Rosa

Conocé al músico santarroseño que recorre el país con ‘Dale Q Va’

Es de Villa Santa Rosa y la rompe en el escenario junto a Sabroso

La Banda Municipal de Villa Santa Rosa recibió nuevos instrumentos

Categorias
Entrevistas

NOTAS RELACIONADAS