Lo apadrinó para que pueda continuar sus estudios: hoy son familia

Ignacio y Luis son padrino y ahijado, un vínculo que nació por medio de la fundación FONBEC que ayuda económicamente a chicos y chicas para que puedan seguir estudiando

Ignacio y Luis se conocieron a través de FONBEC (Fondo de Becas), una fundación que desde 1999 ayuda a chicos y chicas con gran rendimiento académico y graves problemas económicos que ponen en riesgo su continuidad educativa. Desde entonces, la beca se implementa a través de un sistema de ahijados y padrinos o madrinas.

Hace unos años atrás, Luis, quien actualmente tiene 14 años, recibió la buena noticia de que tendría una beca y también un padrino, Ignacio. Desde el primer encuentro, su conexión fue tan grande que hoy se consideran familia. 

En diálogo con Hablando Claro, la mamá de Luis, Elena, cuenta cómo inició este vínculo tan especial.

“Conocí a Nancy, una mediadora de Fonbec y me preguntó de las notas de Luis y me dijo que podía hacer el trámite de la beca. Llené la solicitud de petición de un padrino o madrina, y a los pocos meses me asignaron un padrino y conocí a una excelente persona que es Ignacio».

Por su parte, Ignacio se entera de este programa a través de la empresa en la que trabaja, Coca Cola: “Tenía una compañera que conocía este programa que invitaba a participar a padrinos y a través de la empresa nos unimos”.

Meses después, llegó el día en que conocería a su ahijado. “Cuando conocí a Luis fue en una visita a la planta que organizamos para todos los ahijados ese primer año del proyecto, que en su momento deben haber sido 70 ahijados”

En ese primer encuentro, a Luis, quien se encontraba en tercer grado de la primaria, lo acompañó su mamá y su hermanito. Desde aquel momento, nunca dejaron de escribirse y visitarse. 

“Ellos viven en Villa Los Llanos, y allá fui a visitarlos. Luego, me invitaron al cumple de Luis, después a la confirmación, y fuimos creando un vínculo re lindo con toda la familia”, valora Ignacio.

Elena lo ratifica: “Nos tiene en contacto siempre y ya es uno más de la familia, junto a la familia de él. Nos visita y compartimos momentos juntos, aunque este año nos tocó todo por celular debido al protocolo de Covid”

Para Luis, fue y es importante que su padrino haya estado en contacto desde el primer momento.

“Empezó a visitarme cada 15 días y me preguntó siempre cómo estoy. En cada evento que tuve hasta ahora, estuvo presente ayudándome, cumpleaños, comunión, confirmación. Pagó mi viaje de egresados y me dice que estudie. Nos llevamos bien y estoy muy agradecido”, aprecia el pequeño.

Ignacio lo nota “feliz” y afirma que “realmente formamos una relación muy linda”. En este sentido, recuerda una anécdota de cuando fue por primera vez al cumpleaños de Luis.

“Fui con mi hermano y con mi novia, y nos sentaron en la cabecera de la mesa”

Al respecto, destaca que “son una familia muy agradecida y yo pasé a ser el padrino no solamente de él sino para los hermanitos. Tiene una familia increíble y me hacen sentir parte de ella”. 

Un claro ejemplo es que cada vez que Ignacio los visita, Elena tiene algo para obsequiarle.

“Siempre me guarda una miel o un salame. Realmente lo que no tiene te lo da para agradecer”.

Actualmente, Fonbec cubre las necesidades de 1700 estudiantes en 15 ciudades de Argentina y también Bolivia. En Córdoba, hay 414 ahijados. Desde su experiencia, Ignacio asegura que “con los padrinazgos cambia la calidad de vida de los chicos”.

En este aspecto, cuenta que le han preguntado “‘¿cómo haces para asegurarte que la plata la dediquen al estudio?». Para Ignacio, «no se puede asegurar si la plata va destinada a un libro, un lápiz o una carpeta pero lo que sí se puede asegurar es que la familia sabe que si a ese chico no le va bien en el colegio o abandona su estudio, pierden esa beca”. 

Además, agrega que “están las coordinadoras del barrio que son las que eligen las familias, donde va a ir la beca, y hacen un seguimiento. El programa es fantástico”.  

¿Cómo ser padrino o madrina?

Fonbec otorga becas a niños, niñas, y adolescentes de primaria, secundaria y universidad con buen rendimiento académico. La persona que da el dinero de la beca se la denomina padrino o madrina, y para serlo podes contactarte con la fundación a través de sus redes sociales (Facebook e Instagram). 

Cabe aclarar que la fundación tiene convenio con varias empresas, como bien cuenta Ignacio que se convirtió en padrino por medio de Coca Cola, empresa en la cual trabaja. 

Mirá también:

Categorias
Entrevistas

NOTAS RELACIONADAS