Memorias de Julio Ureña, ex combatiente de Monte Cristo

El segundo episodio de esta serie textual combina recursos audiovisuales e imágenes para aprender en familia en el marco del aislamiento preventivo y obligatorio decretado por el presidente Alberto Fernández

Julio Ureña tiene 57 años, actualmente preside el «Centro de Ex Combatientes de la Guerra de Malvinas: Soldado Santos Rosales» de la ciudad de Monte Cristo. A 38 años de este enfrentamiento, nos cronica cómo sintió, y aun siente, las heridas que no cierran por todo lo vivido en las Islas que son y serán Argentinas.

Estas memorias son en honor a aquellos que pelearon y no volvieron.

Estaba en el barrio San Jorge, hay unas quintas yo vivía ahí y trabajaba en el campo era huérfano de madre, mi padre era alcohólico. Entonces, tenía que trabajar para mantener a mis hermanos.

Mi sueño era ser militar, yo era chico y me preparaba solo: hacía la formación, me tiraba cuerpo a tierra. En ese momento sorteaban a la noche y al otro día se publicaba en el diario.
Esa noche no pude escuchar la radio, por eso al otro día compré el diario y ahí salió mi número, era el 388. Era un sueño que yo iba a cumplir, yo quería ser militar.

Pero, nunca me imagine que iba ser para una guerra.

Foto: Municipalidad de Monte Cristo- Julio Ureña 2018

Estaba prestando servicio en el Regimiento 19 y sacaron a una división de apoyo al Regimiento 3 de Corrientes, ahí me entero que había problemas, pero no me dijeron con quién. Cuando llegamos al aeropuerto en donde nos cargaron para ir a Corrientes, ahí nos dijeron que íbamos a Malvinas, ¡pero yo no creía!, pensaba que teníamos problemas con los chilenos por el tema del Canal de Beagle, no por las Malvinas, ni con semejante potencia. Cuando llegamos a las Islas, en Malvinas.

Foto de la web: Guerra de Malvinas

Por el avión no se podía ver nada, cuando bajamos allá lo primero que sentimos fue el frío. Recién ahí caímos que estábamos con problemas con los ingleses. Yo no tenía experiencia con armas de fuego, cuando era chico veía la serie Combate y me gustaba jugar con los otros chicos a eso y casualmente, uno de ellos fue conmigo y no volvió.

Los primeros días fueron duros, aunque teníamos comida y abrigo, después sí se puso crítico.

El 14 de junio a las 3 de la mañana fue el último ataque que tuvimos y ahí me golpea algo en la cabeza. Cuando me despierto estaba en el Hospital de Campaña, de ahí creo que nos llevaron a Puerto Argentino, hasta que nos llevaron a Buenos Aires. No recuerdo bien, recién cuando yo reacciono y mejoro del golpe aparecí en mi Regimiento.

Cuando volví no me esperaba nadie, llegué a mi casa y mi viejo estaba tomado, estaba ebrio y lo primero que me dijo fue «desertaste». Yo vivía en un ranchito más adelante así que me fui.

Tome una licencia, y después volví como voluntario al Ejército. Me trasladaron al 141 en Córdoba y de ahí pedí la baja porque no aguantaba más la posguerra que le dicen. Ser olvidado, no ser valorado como realmente tiene que ser. Yo tuve suerte de conseguir un trabajo, pero muchos no.

Julio pide a la comunidad que no los olviden, que conozcan la historia y que se valore a todos los ex combatientes y caídos en la guerra por Las Malvinas Argentinas.

Reviví el Episodio 1: Islas Malvinas Territorio de conflictos y disputas

Categorias
Entrevistas

NOTAS RELACIONADAS