Silvia Ruiz: “Logramos lo que todo artista quiere lograr”

La artista santarroseña sorprendió con su bodypainting en la Expo Tatoo
Por Carla Ludueña Francetic y María Celiméndiz

Al otro lado de la puerta 111 de la calle Miguel Juarez Celmán de Villa Santa Rosa nos espera Silvia Ruiz. Puede que ya la conozcas o que quizás hayas visto sus trabajos a través de Instagram. Te refrescamos la memoria: Silvia fue la que te hizo las mechas hace unas semanas, o la que te maquilló para esa ocasión tan especial, o la que publicó una foto de esa manicura rusa que deseaste que estuviera en tus uñas. ¿Ya sabes de quién te hablo, no? Y si en vez te hubiera dicho que Silvia es quién hace maquillaje artístico en Santa Rosa, ¿lo habrías adivinado? Silvia Ruiz crea arte con brochas, pinturas y labiales. Lo vemos cada vez que maquilla para carnavales; lo vimos hace poco cuando personificó a Jesús y al Cura Brochero; y lo vio Córdoba Capital el pasado 28 de octubre en la cuarta edición de la Expo Tatoo, cuando realizó junto con dos compañeras un bodypainting inspirado en la película de «It». 

 

¿Cómo llegaste a este evento en Córdoba Capital?

La invitación se la hacen a mi profesora de maquillaje artístico, porque ella es la que tiene la movida del bodypainting y del tatuaje. El organizador la invita y le dice que estaría copado hacer una muestra de bodypainting porque en Córdoba no se ha hecho nunca. Entonces ella lo pone en un grupo donde tiene a sus alumnos y exalumnos.

El bodypainting -o pintura corporal en español- es, como su nombre indica, el arte de crear obras efímeras sobre el cuerpo humano. “Al cuerpo se lo toma como un lienzo. Vos tenés que hacer dibujos tratando de usar sus formas. Por ejemplo, en la partes con volumen, como en el pecho de una mujer o en la cola, uno siempre trata de hace dibujos con redondeces o cosas con volúmenes”, explica Silvia. Las técnicas usadas en la pintura tradicional se aplican en el cuerpo, además de otros métodos más vanguardistas como los aerógrafos o la simulación de tatuajes.

“El bodypainting viene del arte callejero como es el grafitti. Los primeros bodypaintings  empiezan por el rostro -conocidos como facepaintings- y luego se van trasladando hacia el torso”, cuenta Silvia acerca del origen de este arte moderno. Moderno porque, en vedad, existe desde hace miles de años y ahora se ha reinventado: “Si nos trasladamos a la prehistoria, los indígenas ya usaban el bodypainting cuando se pintaban el cuerpo con líneas o símbolos para una pelea, para demostrar algo o para una fiesta dependiendo de la etnia. Obviamente que se va modernizando y llegamos a mostrar lo que es el arte.”

¿Qué representaron ustedes en la Expo?

Se hizo una reunión antes con los 21 maquilladores interesados. Como se acercaba Halloween dijeron: “estaría bueno hacer esa temática”. Entonces eligieron películas de miedo. Trabajamos en grupos de hasta 5 personas. Nosotras éramos 3 y nos tocó “It”, el payaso asesino.

La película «It», del año 2017,  es la segunda adaptación de la novela homónima de Stephen King. Esta cinta de terror cuenta la historia de 7 niños en la localidad ficticia de Derry, situada en el estado de Maine, Estados Unidos. Los pequeños son aterrorizados por un payaso, cuyo único objetivo es hacer frente a sus propios demonios personales en el proceso.

Desde esa reunión hasta el 28 octubre pasó casi un mes en el que Silvia y sus dos compañeras no se quedaron de brazos cruzados: “Empezamos la investigación. Vimos que había dos películas de It, una antigua y otra nueva. Nosotras hicimos la cara de “It” de la película nueva. Podríamos haberle hecho otra cara, pero queríamos que si la gente no había visto la película se diera cuenta de qué película estábamos hablando. Y la verdad que se logró eso, porque había un montón de nenitos que iban con sus familias y todos se querían sacar fotos con el payaso”. Después de decidir qué iban a representar quedaron con la modelo: “Nos juntamos en Córdoba, bocetamos y le tomamos medidas a la modelo del torso y de la cola para saber qué tamaño de dibujos íbamos a hacer”.

¿Por qué eligieron el cuerpo de una mujer?

Sabemos que “It” es un payaso, pero no se sabe si es hombre o si es mujer. Entonces, nosotras quisimos darle una vuelta de tuerca al tema que nos tocaba. Dijimos, a ver, el payaso es siempre hombre, bueno, nosotras lo vamos a hacer mujer.

Buscamos una mujer que fuese alta, porque la altura como que te inspira no miedo, pero, bueno, tiene su presencia”, cuenta Silvia sobre los criterios de selección de la modelo. Criterios que varían siempre dependiendo de cada bodypainting: “Yo hago una selección del personaje porque quiero que venda mi trabajo y lo muestre de la mejor forma. Si quiero hacer algún trabajo sobre el cambio climático a lo mejor buscaría a una persona pelada”.

¿Se tuvo que preparar la modelo para el bodypainting?

No tuvo que hacer nada, solo fue depiladita. Las cejas se las tapamos con una carne artificial y arriba se maquilló para que no quedara la textura del vello.

“Empezamos por el rostro porque yo tenía que peinarla y pintarle el pelo. Después se sacó el corpiño y se le puso una pezonera, que en realidad es un pedacito de tela que tapa el pezón, y sobre eso se maquilla. Después se pintó sobre una bombacha que es de color piel”, dice Silvia sobre el paso a paso de un proceso de creación que duró 7 horas. “Estuvimos a mil las siete horas. No paramos ni a comer, por ahí tomábamos un mate frío o comíamos un criollo”, recuerda. 

Sobre la piel de la modelo realizaron los dibujos previamente diseñados en papel A4 intentando que tuvieran tamaño real: “Por ejemplo, para dibujar las garras del pecho pusimos nuestras manos, las dibujamos y luego les dimos la forma”. Después los rellenaron: “Yo hice todo lo que era sombreado, porque es como mi fuerte. Otra compañera trabajó con aerógrafo toda la parte de los ladrillos”, explica Silvia.

 

Para realizar el bodypainting agregaron materiales extra: “Usamos sangre artificial, látex para generar textura, aerosol para pintar el pelo, el caolín y el gel para lograr la frente resquebrajada de It, y uñas postizas largas a las que le hice un esmaltado semipermanente con efecto de sangre utilizando un gel para uñas”. Incluso le pusieron “prótesis en los dientes hechos por un protesista dental, que es el marido de una de las compañeras”. Y para terminar, “los lentes de contacto fantasía de color naranja”.

¿Tuvieron miedo de que algo no saliera?

En realidad salió mejor de lo pensábamos que iba a salir. Nosotras no hicimos una prueba. Por lo general cuando uno maquilla hace una prueba, pero en este caso era muy costoso y, además, no teníamos mucho tiempo.

¿Fue costosa la pintura del bodypainting?

Suponte que hayamos gastado 2000 pesos solamente en pintura. Nosotras nos dividimos y cada una se llevo sus maquillajes. Son maquillajes importados que justamente nos trae nuestra profe de España; son caros -un potecito te sale entre 400 o 500 pesos-, pero rinden un montón. La prótesis, por ejemplo, que es algo costoso -cuesta entre 4000 y 5000 pesos- no lo hubiéramos logrado si no nos ayudaba alguien.

El bodypainting se hizo abierto al público. Los maquilladores trabajaron subidos a unas pequeñas plataformas en las que cabían dos equipos. De este modo, la gente podía pasar y ver el proceso. Silvia y sus compañeras, además, se pusieron “delantales amarillos”, se maquillaron “la cara con las líneas de It” e hicieron una puesta en escena: “Llevamos globos inflados con helio, pusimos un par de frases características, y conseguimos una máscara para que la gente se la pusiera y se sacara fotos”. “Había un mini encuentro de motos, y cada dueño quería que nuestro personaje se sacase una foto con su moto”, cuenta Silvia. Después se hizo una presentación de todos los bodypaintings en un escenario más grande: “hicieron un desfile y nuestro personaje como que trataba de asustar a la gente”. “Nuestro personaje fue con el que más interactuó el público”, afirma Silvia entusiasmada.

“Nuestro personaje fue con el que más interactuó el público”

¿Cómo fue mostrar a una mujer desnuda en una sociedad como la nuestra en la que hay una especie de repulsión hacia eso?

Ella se dedica a eso, así que para ella era normal, y para la gente que estaba ahí también. Nadie andaba con ganas de tocarle la cola ni mucho menos. Era arte. A mi me gustaría hacer algo con las chicas del pueblo, pero no se animan porque se piensan que la gente las va ver desnudas. Y no, la gente se olvida de las desnudez cuando ve el maquillaje arriba de la piel.

¿Por qué preferís pintar sobre la piel y no sobre algo más común como el papel?

Eso es lo que a mi me gusta. Tal vez, algunas personas se imaginan ropa en el cuerpo, yo me imagino maquillajes. Todo lo que sea maquillaje y pintar son formas de expresar algo. Cuando uno se maquilla expresa cómo está, su ánimo. Y cuando maquillas a otra persona, como es mi caso, creas personajes. Mi creatividad la traslado a la persona, a cuerpo.

¿Qué significado tiene pintar sobre el cuerpo?

Me parece que el cuerpo expresa lo que uno es. Estamos en una época donde está muy en auge el tema de los cuerpos y el mensaje que se da. Es así mires al lado que mires: una top model debe ser flaca, mientras que un grupo de mujeres feministas en una marcha usan el cuerpo para manifestarse.

A diferencia de otros tipo de arte, el bodypainting es efímero. ¿Crees que la gente no se interesa porque es muy costoso y solo lo van a lucir una vez?

Sí, seguramente tenga que ver con eso. Yo siempre pensé que, por ejemplo, una forma de mostrarlo sería en los carnavales. ¿Pero qué pasa? Después no hay plata para pagar eso. Yo muchas veces pensé en hacer una muestra gratuita para que la gente vea.

¿Recibieron algún beneficio económico en la Expo Tatoo?

No hay plata, no nos pagaron nada. Era cada uno poner sus maquillajes y sus cosas si queríamos hacer una muestra para que justamente se diera a conocer esto en Córdoba.

“Yo siempre pienso que algún día que hubiera un evento en la plaza de Santa Rosa, debería ir y ponerme a maquillar para que la gente vea el proceso y lo entienda. Primero, que cuando vean las horas de trabajo, van a valorar más el trabajo de un artista, porque nadie la valora. Que hay, además de muchas horas, el amor que uno le pone”, dice Silvia.El bodypainting se utiliza para películas, en un videoclip, en presentaciones de productos, en las recepcionistas de eventos de obras de artes”, cuenta Silvia. Sin embargo, estos trabajos son poco comunes en Argentina y es muy difícil depender económicamente de ellos: “Mis compañeras me comentaban que hay poco trabajo en Córdoba. El maquillaje artístico no es algo que deje plata”.

“Yo siempre pienso que algún día que hubiera un evento en la plaza de Santa Rosa, debería ir y ponerme a maquillar para que la gente vea el proceso y lo entienda.»

Tanto Silvia como sus compañeras trabajan diariamente en salones de estética y belleza, dejando el bodypainting más como un hobby: “Yo pude ir y jugar un rato. Fue ir y despejarme de los turnos de las clientas, de las mechas… Yo fui esas 7 horas y ni vi lo que había alrededor. No me importo nada, no sé que música se escuchó. Yo estuve metida en mi trabajo. Yo me vine chocha”.

¿Para qué te sirvió esta experiencia?

Nosotras logramos lo que todo artista quiere lograr. Yo no quiero ser reconocida, yo, mi cara. Pero sí mi nombre, mi trabajo. Yo tengo buen manejo de las redes, creo, y la gente del mismo palo me paraba y me decían “vos hiciste tal trabajo”.

¿Qué te trajiste?

Si bien no me traje un peso, me traje un montón de contactos de colegas de Córdoba y me traje haber trabajado con un equipo que nos llevamos de maravilla. Ya estamos pensando en hacer un bodypainting para Navidad.

Nos has dejado entrever las dificultades económicas que supone dedicarse al maquillaje artístico, y también lo difícil que es que la gente valore el trabajo que hay detrás de cada creación ¿Qué mensaje le darías a aquellas personas que se dedican al arte y se sienten identificadas?

Que lo hagan y que lo muestren en las redes. No tengas miedo. Muchas veces yo digo “¡guau, qué trabajazo!”, lo subo, y capaz no le gusto a nadie. Y a lo mejor subo algo que es una porquería para mí y a la gente le gusta. Porque el arte es eso, cada uno le veo desde su óptica y es muy relativo. Las redes sociales te dan la posibilidad de ser conocida. Yo me podría haber quedado acá en mi casa un domingo porque estoy cómoda a tomar sol con mi familia en vez de ir a la Expo Tatoo. Sin embargo, la forma en que muchos conocieron mi trabajo -de bodypainting- fue esa, porque no es el que habitualmente subo.

Categorias
Entrevistas

NOTAS RELACIONADAS