Nuestro mate de todos los días, cada vez más caro

Infusión nacional y compañera cotidiana en muchos hogares, la yerba mate aumentó entre enero y julio un 38,5%. Todavía se espera un nuevo incremento
Paquetes de yerba en la góndola de un súpermercado

El mate, gran compañero de vida de muchos argentinos. Sin dudas, la infusión más elegida para acompañar largas horas de trabajo y estudio, desde el principio del día.

Amargo, dulce, con hierbas serranas o miel, y cuando hace calor, ¿el tereré? El mate se toma de muchas maneras, no hay una única receta, pero el ritual es el mismo.

En ronda, frente a frente, o solo con el mate en la mano hay personas que confiesan no poder vivir sin él. Es que hay un vínculo afectivo muy fuerte y un mate no se le niega a nadie. Con la pandemia muchos se rehúsaron a compartirlo, pero no faltaron varios ejemplares de mates y bombillas en casa hogar para las visitas.

Si hay algo en que no escatima un amante del mate es en la compra de yerba. Incluso, quienes deciden irse de Argentina pagan costos muy elevados para tomar aunque sea un mate. Sin embargo, en estos últimos meses, en Argentina se vieron abruptos incrementos en los precios.

Recorrer las góndolas de los supermercados y ver las etiquetas asusta: el paquete de medio kilo ronda los $190 y el kilo está cerca de los $500.

Saliendo del super, en un mercadito de barrio, la yerba es uno de los productos cuyo precio se incrementa todos los meses un poco. «A diferencia de la Coca Cola o la cerveza, que aumentan mucho de una sola vez, la yerba aumenta cada tres o cuatro semanas alrededor de cinco pesos», cuenta en diálogo con Hablando Claro una comerciante.

Según el Índice de Precios al Consumidor que mide el Indec, el paquete de 500 gr de yerba mate costaba en promedio $146,79 en enero, y en julio, ese valor trepó a $203,38, lo que marca una suba del 38,5% en lo en el período. Eso es casi diez puntos más que la variación acumulada del IPC general en ese lapso: 29,1%.

Sin embargo, datos aportados por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (YNYM) demuestran que durante los primeros cuatro meses del año, el consumo de yerba mate se incrementó casi el 10% respecto del mismo período de 2020. Si bien hay marcas que incluidas en Precios Cuidados, estos se evidencian poco en el interior. Además, se espera un nuevo aumento de la yerba mate en los próximos meses.

La Ley 25.564, que regula el funcionamiento del Instituto Nacional de la Yerba Mate, establece que los precios mínimos para el kilogramo de hoja verde de yerba mate y el kilogramo de yerba canchada deben ser «acordados dos veces al año por acuerdo unánime del Directorio y que, en caso de no lograrse esa unanimidad, deben ser definidos por la Secretaría de Agricultura de la Nación».

El último aumento establecido en este año fue en mayo y regía hasta octubre. Debido a que no hubo acuerdo entre los productores y el sector industrial, la Secretaria de Agricultura de la Nación deberá definir el precio de la yerba mate entre noviembre de 2021 y marzo de 2022.

Para tener una idea de los aumentos establecidos en los últimos años, la tonelada de hoja verde costaba:

  • En 2018 se llevó el precio a 7020 pesos.
  • En 2019 llegó a 11.550 pesos.
  • En 2020 aumentó a 24.390 pesos.
  • En mayo de 2021 el precio llegó a 29.700 pesos.

El caso de un Almacén de Yerbas cordobés

En la ciudad de Córdoba existe A-Mate, un emprendimiento especializado en yerba mate que inauguró su local en julio de 2018 en el barrio de Güemes. Este almacén de yerbas es llevado adelante por dos jóvenes: Soledad Albano y José Pena, su socio y pareja.

En conversación con Hablando Claro, José afirma que aquellas marcas compradas «directo al productor, aumentaron en estos tres meses entre un 10% y un 15%».

«Las que compro a los distribuidores de acá de Córdoba han aumentado un 20%», afirma. «Yo calculo que la diferencia es por el costo es por el transporte», agrega.

El comerciante también afirma que el último incremento informado por los productores fue hace quince días y de manera general. «Me sorprendió que todos me avisaron. Generalmente yo me entero de los aumentos cuando repongo mercadería, pero recibí nuevas listas de precios con aumentos», dice, aunque esta suba no fue muy elevada.

La vidriera del Almacén de Yerba Mate

José reflexiona que su clientes, ante el incremento de precios, «no cambian a una yerba más barata, si no que compran menos». En esta decisión de compra podría influir la especificidad de este negocio. «También como nosotros vendemos yerbas premium, agroecológicas, que no te dan acidez, por ahí notamos que cuando aumentan los precios, en lugar de comprar cuatro kilos compran uno o dos kilos y compran una del super que es mucho más barata«, explica.

Además, asegura que la mayoría de las compras en su negocio son por cantidades chicas, de uno a tres kilos. Desde su óptica, existen dos tipos de consumidores. Por un lado, el amante del mate: «el principal que hace mover nuestro negocio es el que toma mate todos los días a toda hora y no le importa frío o calor». Por otro lado, «también está aquel que toma mate pero que en verano no le dan muchas ganas», cierra José.

Una estantería del negocio de José y Soledad

Ya sea por gusto, costumbre o por el ritual que significa su consumo, el mate persistirá en nuestras mesas a pesar de los reiterados incrementos. Se vuelve difícil abandonar a nuestra infusión nacional, que continuará acompañándonos día a día.

Seguí leyendo:

La inflación acumulada en Córdoba en lo que va del año es del 40,87%

Para el INDEC la inflación de septiembre fue del 3,5%

¿Se encuentran los precios congelados en las góndolas?

Categorias
Informes Hablando Claro

NOTAS RELACIONADAS