Un mapa desigual: ¿Celíacos o millonarios?

Un recorrido por las políticas públicas, la asistencia y las góndolas sin gluten de Argentina

El 5 de mayo de cada año es un día para visibilizar y tomar conciencia acerca de la enfermedad celíaca. Pero ¿es un feliz día?

La celiaquía es una enfermedad que provoca una reacción inmunológica ante la ingesta de gluten, una proteína presente en el trigo, la avena, el centeno y la cebada. Según las estadísticas oficiales, 1 de cada 100 personas es celíaca en Argentina. Sin embargo, lo que preocupa es que 1 de cada 8 personas aún no fue diagnosticada, es decir, no sabe de su condición.

No hay una medicación que se indique para contrarrestar los síntomas, por esta razón las personas celíacas deben comenzar una vida sin gluten consumiendo productos SIN TACC. Cabe aclarar que son aquellos productos con logo certificado por ANMAT.

Hasta acá parece sencillo, pero las complicaciones a la hora de acceder a los alimentos son múltiples. Uno de los factores más importantes está puesto en la accesibilidad a los alimentos dada, por un lado, por el precio, ya que existe una brecha considerable respecto de los productos con gluten; y por otro lado, encontrarlos en góndolas, kioscos, despensas y restaurantes es todo un logro.

Al salir de las grandes ciudades es mejor llevarse provisiones, porque no es fácil encontrar comida apta. Aunque, tampoco sería justo desconocer el gran avance en la cantidad de nuevos productos con logo, a nivel nacional hay 15 mil productos certificados.

El gluten se encuentra en más del 80 por ciento de los alimentos procesados de Argentina, y para sorpresa de muchos, también está presente en productos de higiene y cuidado personal, medicamentos y utensilios de cocina. Antes de usar y/o consumir cualquier producto se debe verificar si figura en el Listado de Alimentos, en cuanto a los hornos y utensilios de cocina deben estar limpios y en algunos casos deben ser exclusivos para evitar la contaminación cruzada con gluten.

Celiaquía y políticas públicas

Por medio del Plan Nacional de Seguridad Alimentaria, los gobiernos provinciales de Argentina aplican diversas medidas para paliar la crisis y garantizar el acceso a la alimentación de personas celíacas en situación vulnerable. En este marco, algunas provincias otorgan una tarjeta exclusiva para la compra de alimentos, en donde depositan una cifra que se va actualizando con la inflación, y en otras jurisdicciones, entregan módulos alimentarios, como es el caso de Córdoba.

Existe la Ley nacional de la Enfermedad Celíaca 26.588 sancionada en el año 2009. Esta normativa, en su artículo 9°, determina que las obras sociales deben brindar cobertura asistencial a las personas con celiaquía, que comprende la detección, el diagnóstico, el seguimiento y el tratamiento de la misma, incluyendo las harinas y premezclas libre de gluten.

En este sentido, a quienes hayan realizado el trámite para recibir este beneficio se les reintegra el 70 por ciento de sus gastos en premezclas. El monto vigente es de 1843,05 pesos y se actualizó en febrero del 2021, anteriormente era de aproximadamente 900 pesos. Si bien, la ley no habla de que el paciente deba rendir sus compras ante la obra social, en la práctica se siguen solicitando los comprobantes de pago de harinas.

En su artículo 10°, la ley establece que el Ministerio de Desarrollo Social nacional debe promover acuerdos con las autoridades jurisdiccionales, para la provisión de las harinas y premezclas libres de gluten a todas las personas con celiaquía que no cuenten con obra social.

Tarjetas y montos

En Buenos Aires, existe el Programa de Asistencia Alimentaria al Paciente Celíaco (PAAC) se deposita la suma de 2 mil pesos por mes a quienes reciben este beneficio. Desde el Ministerio de Desarrollo Social informaron que esta cifra fue actualizada un 400 por ciento en la nueva gestión. Anteriormente, según aseguran, se depositaban 400 pesos para comprar alimentos sin gluten.

En Santa Fe, la Provincia deposita en la cuenta bancaria del afiliado un subsidio para la compra de alimentos con tres montos distintos: de 9 años en adelante: $ 1639; Preescolares de entre 3 y 8 años inclusive: $ 1506; y lactantes de hasta 2 años inclusive: $ 818. Cabe aclarar que estos montos entraron en vigencia desde el 1 de julio del 2020. Además, el gobierno prevé una cobertura para prácticas de laboratorio.

El gobierno de la provincia de Tucumán, adhirió a finales del 2020 al plan nacional «Argentina contra el hambre» que incluye una tarjeta SIN TACC. Un total de mil celíacos reciben un monto de 3 mil pesos. En el lanzamiento de este beneficio, las autoridades habían determinado que esta tarjeta llegaría a todo el país, sin embargo, aún no sucedió.

En Chubut el gobierno provincial anunció la entrega de una tarjeta social alimentaria. Este beneficio se implementó este 5 de mayo del 2021, y el propio gobernador, Mario Das Neves, anunció este «gran beneficio», cuyo monto es de $220. Según reportan los medios locales, el mandatario reconoció que la gente del interior no tiene acceso a los alimentos, por esa razón les enviarán un módulo por el mismo valor. Si bien se contempla una situación real, como gobierno deberían garantizar el cumplimiento de la Ley Nacional 26.588 de la Enfermedad Celíaca que obliga a todos los expendedores de alimentos a incluir al menos una opción SIN TACC.

Módulos Alimentarios

El detalle de la calidad de los alimentos es determinado por los productos que integran la canasta básica. Sin embargo, muchas provincias no especifican qué productos envían en estos módulos.

Al repasar el mapa de este beneficio, se encuentra el caso de la provincia de Mendoza que no ejecuta ningún programa para celíacos. En el 2020, el Concejo Deliberante de Guaymallén votó una ordenanza que obliga al municipio a contemplar las necesidades de esta comunidad. Desde esa fecha, al menos mil personas reciben un módulo que es otorgado por el municipio, es decir, que quienes viven fuera de la jurisdicción no se encuentran incluidos.

En San Juan se otorga el módulo desde el año 2009, momento en que se promulgó la ley de la Enfermedad Celíaca. Según determinó el gobierno provincial se han duplicado los beneficiarios en menos de un año. Al 5 de mayo del 2021, un total de 982 personas celíacas tienen su módulo SIN TACC.

En Córdoba, también son más de mil beneficiarios quienes reciben el módulo. Si bien, no especifican cuántos corresponden al interior provincial, informan qué alimentos incluyen las cajas. La Provincia trabaja con Dimax, la fábrica cordobesa que realiza productos sin gluten.

En detalle, desde el Ministerio de Desarrollo Social informaron a Hablando Claro que se entregan cinco kilos de harinas, entre ellas harina de arroz, almidón de maíz, mandioca y premezcla universal comercial. Además se añade medio kilo de pan rallado, y un paquete de 200 gr. de polvo leudante. También, se incluyen dos envases de fideos, dos paquetes de tostadas de arroz, postres para preparar, un dulce de leche de 500 gr, un paquete de 400 gr. de dulce de membrillo, un litro de aceite y leches en polvo con y sin lactosa.

Canasta Básica: inflación y brecha

En Argentina predomina el trabajo informal, sumado a la crisis de la pandemia por el coronavirus, muchas personas celíacas demandan algún tipo de ayuda. Independientes y trabajadores informales, sin obra social y con pequeños ingresos quedan desamparados, en la «zona de grises» de no poder percibir algún beneficio.

Bajo la consigna «Soy celíaco, no millonario», esta comunidad viene reclamando diversas acciones estatales a los fines de poder acceder a los alimentos, un derecho básico para cualquier persona.

Según el informe de marzo, relevado por la Defensoría del Pueblo de Córdoba, la canasta básica alimentaria apta para celíacos, para un adulto, costó 9.462,97 pesos. Un 4,55% más que en febrero y un 40,95% más costosa que en marzo del 2020.

El costo de los alimentos es un 23% más alto para los celíacos. En dinero equivale a unos $1.755,45. En marzo de 2021 elaborar un kilo de pan apto costó $187. Es decir un 36,3 % más que el precio promedio del kilo de pan francés.

Un desayuno apto cuesta 70 pesos más, que uno con gluten, mientras que un almuerzo, como fideos con salsa bolognesa, sale un 60% más caro que preparar el mismo plato con TACC. En dinero sería $510,42 y $329,54, respectivamente.

Productos exclusivos

En los datos relevados por la Defensoría se expone una comparativa de precios de alimentos elaborados en casa, se da por hecho que las personas celíacas saben cocinar productos que la población en general compra hechos, por ejemplo, el pan. Además, se da por sentado que todos los hogares cuentan con las instalaciones precisas para llevar adelante la cocción de estos alimentos.

Uno de los problemas que mencionan con frecuencia las personas celíacas es no saber cocinar, o no contar con un horno para uso exclusivo. Estos datos no son menores porque determinan que una gran parte de la comunidad celíaca tiene que salir a buscar los alimentos procesados.

En las últimas encuestas de la cuenta Celiacos Felices, donde participaron más de 5 mil votantes, un 64 por ciento dijo haber consumido algún alimento no apto en el último año. Entre los motivos se enumeraron razones como: ansiedad por comer un alimento que no se consigue apto, falta de organización y provisión de alimentos; falta de dinero a la hora de acceder a la comida; no saber cocinar, y por último, no conseguir variedad de alimentos.

Estos datos reflejan una clara necesidad de que se cumpla rigurosamente la ley vigente. El Estado debe contener a la población celíaca y garantizar su acceso a una alimentación saludable, además debe fortalecer la investigación y la divulgación de la enfermedad celíaca en todos los ámbitos.

Entonces, será un feliz día del celíaco cuando la atención, detección y educación sea un derecho garantizado para todas las personas por igual.

Categorias
Informes Hablando Claro

Lic. en Comunicación Social

NOTAS RELACIONADAS