El relato de una joven abusada por su padre: “Ojalá todas se animen a no callar más”

No solo en Santa Rosa, en otras localidades del interior provincial las mujeres dijeron: "Basta de silencio"

“Saben una cosa ? A mi, mi «papá» el que me crío, gracias a dios hasta los 15 años, también abusaba de mí.

Recuerdo que yo iba a jardincito, que era tan chiquita. No voy a entrar en detalles porque no es necesario. Me acuerdo que cuando cursaba 3er grado vivíamos en Arroyito, me llevó a la cocina y me dijo que si yo quería que se termine, le dije que sí.

Recuerdo que desde mitad de 3er grado, hasta 2do año vivía en Devoto, donde también seguía haciéndolo. Vivíamos en una casa humilde, dormíamos en cuchetas y recuerdo que siempre me acostaba con alguien al lado, y él lo pasaba de cama y se me acostaba al lado.

Un día se separaron (sus padres) y juro que fue el regalo más grande que me pudo a ver hecho mi mamá. Ahora, ¿si denuncié? No, es la primera vez que lo hago público. ¿Por qué?  Porque quería esperar hasta que uno de mis hermanos que vive con él termine el secundario, porque no quería que mis hermanos subieran viendo a su papá preso.

Un día discutiendo con mi abuela cansada de que me diga cosas de mi mamá me salió del alma decirle:  ‘y tu hijo que es un violador’

Desde ese día, le conté a una que otra persona, pero habrán sido dos, sin detalles obviamente. Y ahora que mi hermano terminó, ‘QUE SE PRENDA FUEGO TODO’.

Siempre dije que si no iba preso aunque sea me iba a sanar un poco con su sinceridad y con el perdón de la gente que no me creía pero nunca más dio la cara.

Pensé en mis hermanos porque es su papa, en cómo se sentirían, en cómo lo tomarían, quizás me odiarían, pero en fin necesitaba de una vez contarlo”.


La joven habló en la radio de su ciudad y pidió que las chicas se animen a no callar. 

Categorias
Mujeres

NOTAS RELACIONADAS