Fútbol femenino en el interior: la demanda crece pero sigue sin haber espacios de competición

La participación de las mujeres en este deporte continúa creciendo en las escuelas municipales. Sin embargo, sigue sin haber torneos de competición para ellas.

La Copa América Femenina, que actualmente se está disputando en Colombia, abre nuevamente el debate sobre la presencia de mujeres en el fútbol. Contrario a lo que a simple vista pueda parecer, son muchas las niñas que quieren practicar el deporte desde que son muy chicas. Sin embargo, no siempre encuentran el espacio.

En un recorrido por algunas localidades del departamento Río Primero y aledañas, fue posible comprobar que la alta demanda de un espacio exclusivo para mujeres requirió la intervención de los diferentes ejecutivos municipales.

Tanto en Marull como en Monte Cristo y Río Primero, las municipalidades crearon escuelitas para que las niñas puedan practicar el deporte. En Villa Santa Rosa ocurrió lo mismo, pero está dirigido a mayores de 25 años.

«Anteriormente había un club que tenía fútbol femenino, pero duró un año y después quedó en la nada», comentó a Hablando Claro, Marcelo Gelvez, secretario de Deportes de Río Primero. «Las chicas querían entrenar y jugar, pero no tenían el lugar ni alguien que les de la posibilidad, por eso surgió el proyecto de crear la escuela», agregó.

El espacio se creó en marzo de este año y cuenta con tres categorías: de 6 a 10 años, que es mixto; de 11 a 14; y de 15 en adelante conforman la primera división, donde asisten mujeres de hasta 35 años.

En Marull, en tanto, el municipio decidió trabajar en conjunto con el club Carlos Guido Spano para asegurar las clases de fútbol a mujeres. «Las chicas realmente lo pedían, pero el club no estaba listo para comenzar por un tema económico, entonces se decidió darle inicio desde la Municipalidad y hacer todo ese aporte«, explicó Vanesa Pereyra, secretaria del área de Deportes de esa localidad.

Según dijo, la escuelita funciona en las instalaciones del club: «Ellas juegan en nombre del club, pero el apoyo es desde la Municipalidad».

Por su parte, Monte Cristo tiene al menos 40 niñas de entre 6 y 15 años que asisten a la escuelita municipal. En este sentido, Nicolás Gaitán, coordinador de la institución, expone una problemática: «Hay una brecha entre los 12 y los 18 años, porque no hay inferiores. Entonces las chicas quedan en esas escuelitas y los profes, para no decirles que no pueden ir más, las siguen aceptando hasta los 15 aproximadamente».

Y agrega: «En los clubes puede haber algunas chicas, pero no más de cinco o seis. Esto no les permite asumir un compromiso de torneo de inferiores, a diferencia de los varones o de otros deportes, donde socialmente está más aceptada la participacion de mujeres».

Esta realidad remite al caso de Martina Raspo, una niña de Morteros a quien se le negó participación en la Liga Regional de San Francisco por ser mujer. En aquella oportunidad, sus padres radicaron una denuncia en el INADI por discriminación y su caso fue tratado en el Congreso. Sin embargo, cuando finalmente parecía que iba a poder debutar en un partido con sus compañeros varones, desde el Consejo Federal emitieron un comunicado informando que la niña no podría jugar. Aquel día incluso le negaron la entrada al predio de la cancha, con el argumento de que en la Liga no se disputan torneos mixtos.

Gaitán hizo mención a otro inconveniente, que tiene que ver con el espacio con el que cuentan los clubes. «Están preparados para una cierta cantidad de alumnos, no es fácil incluir a más chicos en esa estructura. Pero esto es un problema de la gran mayoría de los clubes», dijo.

Por otro lado, se refirió a la exigencia de AFA de que haya participación del cuerpo femenino en primera división en las fechas que se juegan semana tras semana. «Esto hace que los clubes vayan rompiendo esa estructura. Además, la participación de Talleres y Belgrano en el torneo de AFA les da un norte a las chicas. Comienzan a identificarse con ídolas y eso a ellas les da un por qué entrenar».

A pesar de que el escenario actual sigue siendo desfavorable para las jugadoras que buscan construir una carrera profesional en este deporte, hay una apertura mayor en este sentido y hay expectativas sobre la creación de ligas femeninas en la región. Mientras tanto, las chicas siguen entrenado y compitiendo únicamente en amistosos o jornadas recreativas como los Suqui Juegos.

«Hay una deuda que se va acortando cada vez más. Es un proyecto a mediano plazo, todas estas nenas van a crecer y van a existir espacios en los clubes. Es una problematica que se va a ir acortando», reflexionó Gaitán para cerrar.

Mirá también:

Argentina goleó por 4-0 a Perú en la Copa América de fútbol femenino de Colombia

Categorias
Mujeres

NOTAS RELACIONADAS