La peor pesadilla: Una mujer fue acosada en su hogar en Arroyito

Soledad Brantner ya había denunciado en octubre del 2020 que un hombre se masturbó frente a sus ojos, afuera de su casa. Dos meses después, el acoso continúa: “No quiero terminar siendo una foto que pide justicia por algo que no se hizo en su momento"

Soledad Brantner es una joven oriunda de la localidad de Arroyito, en la provincia de Córdoba, y desde octubre del año pasado vive en un estado de alerta permanente, propio de una película de terror. El día 26 de ese mes denunció a través de su cuenta de Facebook una situación de acoso vivida en su propia casa: un hombre se masturbó frente a ella con total impunidad, y luego se fue como si nada.

Era un sábado a la madrugada, cerca de las 6am, cuando la joven escuchó ruidos provenientes de su domicilio y golpes en la puerta. Fue entonces que decidió acercarse a una ventana enrejada ubicada en el comedor, para ver qué sucedía afuera. Allí se encontró con un hombre asomado a la ventana, que en cuanto vio a la mujer procedió a abrir el vidrio para luego cometer el repugnante acto frente a sus ojos. Quería ser visto, y se lo hizo saber.

A pesar de quedar paralizada por el miedo, Soledad pudo identificar al hombre, un vecino de la localidad que suele frecuentar la zona. «No sé cuánto tiempo duró, pero para mi fue eterno» cuenta la joven psicopedagoga que en cuanto pudo llamó a la policía, que demoró más de 40 minutos en responder el llamado. Cuando al fin pudo contactarse, personal de la policía acudió a la casa y le tomó declaración.

Luego del aberrante hecho, la joven que vive con su pequeño bebé se vio obligada a reforzar la seguridad del domicilio, ubicado en la zona sur de la localidad, pasando las vías. Para ello, invirtió la mitad de su sueldo, puso cuatro cámaras de seguridad y reforzó la cerradura de las puertas.

Ya por entonces, Soledad aterrada hizo un posteo en sus redes sociales, buscando alertar a la comunidad sobre el acosador y esperando que no ocurriera de nuevo. Sin embargo, dos meses después, volvió a ser acosada por un hombre en su casa, quedando registrado en las cámaras de seguridad.

El segundo hecho

Luego de dos meses, y de realizar la denuncia, durante la noche del pasado viernes 29 de enero, una situación similar ocurrió en su domicilio, aumentando el terror de la joven que ya no puede estar tranquila en su propio hogar.

En esta oportunidad, la joven no pudo ver la cara de su agresor como la vez anterior, razón por la cual no puede asegurar que se trate del mismo sujeto, ya que este esquivó las cámaras de seguridad para que no pudiera verse su rostro.

Esta vez la mujer no escuchó ruidos, fue recién durante el día sábado que pudo constatar que las cámaras habían sido cubierta con bolsas de nylon negras. El hombre habría trepado los techos para realizar la maniobra, y más tarde habría sacado una de las bolsas para descubrir una de las cámaras.

Además, una de las cámaras había cambiado su ubicación, apuntando hacia la habitación de la mujer. Debido a los fuertes vientos registrados durante la noche del viernes, la joven pensó que esta había sido movida por las ráfagas, sin embargo, al intentar acomodarla con ayuda de su padre al día siguiente, pudo constatar que esto no era posible y que la misma probablemente había sido manipulada por el mismo hombre.

Revisando los registros de la cámara de seguridad, pudo ver cómo el hombre abrió la ventana, corrió la cortina, e ingresó su cabeza por la misma ventana que la vez anterior, ubicada en el comedor de la casa.

Completamente asustada, la mujer radicó nuevamente la denuncia el domingo por la mañana. Allí le informaron que la denuncia anterior ya estaba en proceso y que el acusado había sido notificado luego de ser identificado por la mujer.

Además, Soledad acudió al Polo de la Mujer de Arroyito para ver si se puede agilizar la causa: «Todo lo que estaba a mi alcance para hacer en tema de seguridad, lo hice. Ya no sé que hacer. Ahora voy a poner rejas, pero nada alcanza» dice la mujer asustada en diálogo con Hablando Claro.

«Si pudo abrir la ventana, la próxima capaz abre la puerta, yo no sé hasta dónde puede llegar esta persona. El miedo te paraliza.» aseguró la joven que teme por sus seguridad y la de su bebé.

Cuando Soledad hizo su primer posteo en las redes sociales, otras mujeres se comunicaron con ella para informarle que habían vivido situaciones similares con el mismo hombre. Situaciones de acoso de diverso tipo, aunque ninguna exactamente igual a la vivida por ella. Este hombre es oriundo de Arroyito y suele frecuentar el barrio.

Sobre este segundo hecho, desde la Unidad Fiscal a cargo de la investigación le informaron a la joven que no se trataría del mismo sujeto, ya que el hombre denunciado el 26/10 ya fue imputado y tiene una restricción hacia su persona.

Asimismo, según indicó Soledad, los vecinos no pudieron ver nada, y sólo hay registros del intruso concurriendo a su casa en el barrio y no a otras. Ahora las imágenes están a disposición de la Policía de Arroyito, encargados de llevar a cabo la investigación.

El escalofriante video

Soledad asegura que cada vez que ve el video de las cámaras de seguridad siente escalofríos como la primera vez: «No es sano para mi, ni para mi bebé ni para mi familia. Hace dos meses que no puedo estar tranquila y vuelve ahora a repetirse la situación» expresó en diálogo con Hablando Claro.

Durante la mañana del lunes la mujer hizo la publicación en las redes sociales sobre este segundo hecho, luego de entregar las grabaciones a la policía local. En el posteo puede verse el video donde un hombre se acerca a la ventana luego de que la cámara fuera curiosamente descubierta.

En el mismo puede verse al hombre cubierto con capucha y de espaldas, asomándose por la ventana del comedor de Soledad. «No quiero terminar siendo una foto que pide justicia por algo que no se hizo en su momento» expresa la joven horrorizada por la situación y sin saber qué más hacer.

En cuanto a cómo está sobrellevando la situación, la mujer aseguró: «Me aferré mucho a mi familia, a mis amigos y a mi religión, pero son cosas que quedan marcadas y necesito salir de esto«.

Pedido de ayuda y reclamo a la justicia

En dialogo con Hablando Claro, Soledad agradeció a la comunidad de Arroyito por brindarle su apoyo, así como también destacó la labor del grupo de Seguridad Ciudadana que colabora con la Policía.

También dio gracias a la Unidad Judicial que prometió redoblar la seguridad nocturna en el barrio y concluyó: «Sé que no estoy sola en esto, y como hoy me pasó a mi, quiero evitar que le pase a alguien más«.

Durante la noche de este martes 2 de febrero se realizó una sentada pacífica frente al destacamento policial ubicado en la calle General Paz, al 1147. La misma se hizo con el objetivo de agilizar la investigación e impedir más situaciones de acoso.

Cómo sigue la investigación

Según dio a conocer el parte de prensa del Sub Comisario Facundo Bosco, Jefe de la Comisaría Distrito Arroyito, en la mañana del día sábado 6 de febrero, personal de la Brigada de Investigaciones realizó un allanamiento relacionado al segundo hecho denunciado por Soledad.

Dicho operativo se realizó en un domicilio ubicado en la calle José Giménez Lagos, en la localidad, arrojando resultado positivo. Allí se procedió al secuestro de ropas varias, que fueron trasladadas hacia sede policial.

Asimismo, queda confirmado tanto por los investigadores como por la denunciada que el hombre que acechó la casa de Soledad en enero no es el mismo que realizó el delito de exhibicionismo en octubre.

Protección parcial: el acoso sigue

Según indicó Soledad en diálogo con Hablando Claro, y confirmó la Fiscalía de Arroyito, el hombre denunciado por masturbarse frente a la mujer en octubre, fue imputado por «exhibicionismo obsceno». A partir de esto, se elevó una orden de restricción, por la cual el acusado no puede acercarse a la víctima.

Sin embargo, el acechamiento continuaría: La victima se encontraba en la casa de sus padres, donde decidió alojarse durante la última semana, debido a la inseguridad sentida en su propio hogar. Durante el día domingo 7 de enero, el exhibicionista imputado fue retenido tras ser localizado en un baldío ubicado al lado de esta casa.

Desafortunadamente para Soledad, el acusado fue liberado a los pocos minutos, ya que la orden de restricción que le dieron se limita al domicilio de Soledad, donde ocurrió el hecho denunciado. De esta forma, no hay garantías de seguridad y protección para la víctima, cuando esta se encuentra fuera de dicho domicilio.

Si sos víctima de violencia de género o conocés a alguien que necesite ayuda, comunicate a la línea nacional y gratuita 144, que funciona todos los días del año, las 24 horas. También podés dirigirte al Polo Integral de la Mujer (teléfono 0800 888 9898, Entre Ríos 680, Córdoba Capital).

Mirá también:

Categorias
MujeresPoliciales

NOTAS RELACIONADAS