25 años atrás se fabricaba el último Renault 12

Un auto que fue icono en los años '70 y que es parte de la historia argentina

Hablar del Renault 12 es convocar muchas anécdotas de un tiempo pasado, lejano y adorado. Es que, este tradicional modelo de auto se convirtió en un elemento más de la argentinidad entre los años 1971 y 1994.

Durante esos años, llegar a cualquier ciudad del país significaba cruzarse con muchos de los casi 450 mil R12 que se vendieron en el país, a lo largo de 23 años que permaneció en fabricación.

El Renault 12 fue tan singular que tuvo una parábola iniciada y concluida en una misma fecha: el 2 de noviembre de 1971 se produjo el primero y el 2 de noviembre de 1994 se fabricó el último. Todo, en la planta de la localidad cordobesa de Santa Isabel. El R12 llegó al país dos años después de su lanzamiento mundial, al ser incorporado a través de Industrias Kaiser Argentina (IKA), licenciataria del Rombo por aquellos tiempos.

Fue presentado en el Salón de París de 1969. Se desarrolló bajo la denominación Proyecto 117, por el cual Renault empezó a trabajar en Francia en 1965. Se debía lograr un modelo de gama media que se encontrara entre el Renault 8 y el Renault 16, económico, no muy sofisticado, pero aun así con amplio espacio interior. Su motor no debía ser demasiado grande y el vehículo debía ser fácil de producir para que fuera fabricado en distintas partes del mundo, a la vez que confiable para mercados extranjeros y cómodo para el público francés.

Los triunfos del R12

Con el modelo Alpine, el cordobés Jorge Recalde ganó el Rally Camino del Inca, en Perú, en el año 1979. Pero el triunfo más relevante logrado por el Cóndor de Traslasierra conduciendo un Renault 12 fue en 1978, con un TS, cuando se impuso en la Clase B de la Vuelta de América del Sur. Fue una proeza de 30 mil kilómetros, que comenzaría en Buenos Aires, pasaría por Uruguay, Paraguay, Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, y volvería a la Argentina, llegando hasta Ushuaia y concluyendo en el punto de partida.

En ese mismo año, 1978, mientras el fútbol argentino conseguía el primer campeonato del mundo, José Pekerman, entonces un ex futbolista recientemente retirado tras una carrera poco relevante como jugador, se ganaba la vida como taxista manejando un Renault 12. Y esa es otra prueba de la popularidad del auto: miles de tacheros porteños lo eligieron como compañero de calle. Y así sucedió incluso hasta después de ser discontinuado.

Como también ocurrió con las fuerzas policiales que lo tomaron como patrullero. Hubo incluso un hecho muy singular: en 2018, la comisaría de un paraje rural cercano a la ciudad entrerriana de Nogoyá, conocido como La Llave, estrenó un móvil policial montado en un R12 y se convirtió en un verdadero fenómeno viral.

Un icono de la historia

El Renault 12, sin dudas, marcó una época. Y el mercado argentino jugó un rol muy importante para consolidarlo como un icono.

En el mundo, se produjeron alrededor de tres millones de unidades, de los cuales casi el 15 por ciento salió de Córdoba: 444.045.

Fue el tercer auto más fabricado localmente, detrás del Peugeot 504 y del Ford Falcon. El récord en un año se dio en 1980, con 42.921 autos salidos de planta. Se exportaron partes y autos terminados a Angola, Chile y Uruguay. Pero también se contribuyó con aporte tecnológico a principios de los 70 para la aparición de un mellizo del R12, el Dacia 1300, la marca rumana que construyó su identidad con modelos de Renault.

Fuente: Infobae

Mirá también:

Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS