Aborto Legal: Cómo se vive la vigilia en el interior

En un día histórico para la salud pública en Argentina así se vive la espera de los resultados del Senado en el departamento Río Primero y San Justo
colectiva y circulo de mujeres

Este 29 de diciembre es un día histórico para la salud pública en Argentina, y en el interior de la provincia de Córdoba las vigilias verdes van copando las plazas de las distintas localidades, en espera de los resultados del debate por la Ley de Aborto Legal, Seguro y Gratuito en el Senado.

En esta histórica jornada, Hablando Claro dialogó con grupos feministas de la zona para conocer cómo se vive la vigilia y conocer qué motiva esta lucha en el interior provincial.

En Monte Cristo, el Círculo de Mujeres y Disidencias invita a la comunidad local a realizar la vigilia desde las 20hs en la Plaza Sarmiento.

Asimismo, en la localidad de Villa Santa Rosa quienes quieran sumarse a la vigilia para esperar la decisión del Senado deben contactarse con la Colectiva Zonal de Mujeres y Disidencias, a través de sus redes sociales, para coordinar el encuentro que tendrá lugar desde las 20.30 hs.

Dicha colectiva trabaja de manera regional en los departamentos de Río Primero y San Justo, y cuenta con activistas en La Para, La Puerta, Balnearia y Arroyito, quienes hoy viajarán para participar del encuentro convocado.

También participarán en estas actividades organizadas en Villa Santa Rosa, el grupo feminista UDIR, de Río Primero.

¿Por qué es importante que se apruebe la ley?

Desde la Colectiva Zonal destacan la importancia de que este 29 de diciembre se apruebe la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo porque «el aborto es una realidad, es una práctica que se realiza desde hace años y hasta siglos en todos los rincones del planeta incluidos los pueblos y comunas en los que vivimos», explican.

«Negarlo no salva a las personas gestantes que deciden hacerlo, por el contrario, lxs somete a realizarlo en la clandestinidad sin ninguna medida de seguridad, o bien, de manera segura pero a muy altos costos. En Argentina el acceso al sistema de salud y a prácticas médicas seguras no debe ser un privilegio de clase, ya que es un derecho de todxs que debe ser garantizado por el Estado», enfatizan desde la agrupación.

Al mismo tiempo exigen: «Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir y el plan de los mil días si decidís maternar. Que el acto de maternar y paternar sea una elección y si no lo es, que la interrupción sea garantizada, segura y acompañada«.

También destacan que apremia el derecho a poder decidir autónomamente sobre nuestros cuerpos y proyectos de vida, ni obligar a parir ni obligar a abortar, exigimos el derecho a decidir».

Acuden a los representantes como actores primordiales que deben velar por los derechos de la ciudadanía en su conjunto. «Es muy importante que hoy en el Senado nos escuchen y voten a favor de esta ley. Hoy se debe hacer historia y nosotrxs como militantes feministas y representantes de los intereses de las mujeres y disidencias del interior de Córdoba apoyamos este proyecto y pedimos a nuestrxs Senadorxs ser oídxs».

Foto de archivo tomada antes de la pandemia

Por su parte, desde el Círculo de Mujeres de Monte Cristo subrayan la importancia de la ley como una política pública urgente y necesaria, y aseguran que «¡A la clandestinidad nunca más porque aborto legal es justicia social!». En este sentido, Evelyn Gatti, en representación de la agrupación comentó en Hablando Claro que:

«La lucha por el aborto legal tiene un doble significado para nosotrxs, ya que a través de la vigilia del 2018 fue que varias mujeres y pibas nos encontramos y reconocimos como habitantes de Monte Cristo que compartíamos los mismos ideales: la equidad de género. Fue así que decidimos reunirnos y allí surgió el círculo de mujeres de Monte Cristo. Hoy dos años después seguimos en la lucha, encontrándonos, cuestionándonos, aprendiendo juntas y sobre todo visibilizando desigualdades».

En tanto, desde el grupo feminista de Río Primero, UDIR, consideran que el debate de hoy debe terminar en Ley: «Hace décadas, feministas venimos poniendo en debate el tema del aborto y las consecuencias de su estatus legal actual para la vida y la salud de las mujeres. La Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito es una amplia y diversa alianza federal que articula y recupera parte de la historia de la lucha desarrollada en nuestro país en pos de este derecho».

Además, señalan que el aborto ilegal afecta y viola los derechos humanos fundamentales de las niñas, adolescentes, mujeres y personas en edad reproductiva y ,que a su vez, el derecho a elegir es solamente uno de los aspectos de un tema mucho más amplio de los derechos reproductivos, es decir, el derecho a controlar nuestro cuerpo y nuestra vida reproductiva.

«No hay argumentos validos para estar en contra de la legalización del aborto. No es estar a favor de la vida sino todo lo contrario, estar a favor de la vida es querer educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal seguro y gratuito para no morir», concluyen.

Foto de archivo tomada antes de la pandemia

Un año clave para la sororidad

En diálogo con Hablando Claro, Ana Gutiérrez, en representación del Ejecutivo Municipal de Río Primero, menciona el «importante compromiso de la gestión con el movimiento«, a partir de medidas como la inauguración del Punto Mujer, la adhesión a la Ley Micaela, la incorporación de mujeres trans a la planta de trabajo y «el acompañamiento social y laboral que le brindamos diariamente».

Asimismo, el 2020 se constituyó como un año clave para el encuentro de grupos feministas de distintas localidades de la provincia, y para su trabajo en conjunto. En este sentido, Yohana Rinero del Círculo de Mujeres y Disidencias de Monte Cristo destaca la importancia que tuvo la lucha colectiva por el aborto legal, ya que permitió el encuentro.

«Mirarnos, cuidarnos y empezar a generar estrategias que nos permitan los afectos y la sororidad como acuerpamiento, como sostén, como proceso de emancipación de cada una, y en eso de todas, como proceso colectivo», cuenta con gran emoción.

grupos feministas en el interior
Encuentro virtual

Asimismo esta lucha abrió el debate sobre otras cuestiones de gran importancia como la maternidad, la violencia de género, y las problemáticas locales. También remarcó la inexistencia de políticas publicas en la localidad, lo cual impulsó el debate en torno a cómo empezar a exigir.

Desde la agrupación también invitan a personas trans de la localidad a acercarse y generar un «espacio construcción e intercambio mutuo y constante».

Por su parte, desde UDIR expresan que en este año de pandemia y cuarentena, una de las cosas más importantes que pasaron como movimiento fue la unión con los demás espacio feministas del departamento, el trabajo en conjunto, el fortalecimiento del vínculo, las campañas contra la violencia de género, y el apoyo que nos dimos en cada lucha que nos tocaba atravesar.

Foto de archivo, tomada antes de la pandemia

Desde la Colectiva Zonal también comparten un sentimiento similar y resaltan la importancia de este vínculo entre las redes del interior a la hora de organizar intervenciones para trabajar en materia de género, como las solicitudes a la adhesión de la Ley Micaela a los concejos deliberante del departamento Río Primero y San Justo, que algunos municipios ya es un hecho.

«Hoy nos encontramos comunicadas, organizadas y alertas ante cualquier situación que vulnere los derechos de las mujeres y disidencias de la zona» concluye Evelyn Gatti, del Círculo de Mujeres y Disidencias de Monte Cristo.

Cada agrupación experimenta un sentimiento colectivo: la sororidad. Al poder compartir debates han sabido fortalecerse y apoderarse de lugares que siempre les fueron propios para luchar desde sus territorios: los pueblos. Esas comunidades que siguen aferradas a las estructuras, sin embargo soplan aires de cambio bajo la consigna unísona del SERÁ LEY.

Mirá también:

Categorias
MujeresSociedad

NOTAS RELACIONADAS