Albino y Olga, la pareja detrás de los pastelitos más ricos de ciudad universitaria

En días pasados, su nieta Victoria hizo una publicación en Twitter, donde informaba que iban a comenzar a tomar pedidos de pastelitos para entregar a domicilio

Entre la comunidad estudiantil de Córdoba, todos reconocen a Albino. Muchos no saben su nombre, pero lo distinguen por ser ese señor que transita ciudad universitaria con una bandeja repleta de pastelitos que elabora su esposa Olga para vender.

La aparición de la pandemia y la consecuente cuarentena, le dio un giro a la vida de la pareja que tuvo que encerrarse en su casa y suspender sus trabajos. Sin embargo, en días pasados, su nieta Victoria hizo una publicación en Twitter, donde informaba que iban a comenzar a tomar pedidos de pastelitos para entregar a domicilio.

De esta manera, el teléfono explotó y las ventas aumentaron en gran medida, resultado de toda una comunidad de jóvenes que se solidarizó con el famoso «señor de los pastelitos».

La historia de Albino y Olga como vendedores ambulantes comenzó hace 25 años. En diálogo con Hablando Claro, su nieto Nicolás cuenta que «ellos fueron vendedores desde muy jóvenes». Comenzaron a vender en las canchas de Instituto y de Belgrano, también en el Rally e incluso recorrían los ríos de las sierras.

En un prinicipio, vendían pralines, gaseosas y otros productos, pero al final decidieron quedarse con los pastelitos, «porque es fácil de vender y fácil de elaborar», remarca.

Según cuenta, la familia se encarga de comprar los ingredientes y Olga los arma, los frita y los pasa por almibar. El resultado son unos dulces pastelitos criollos que, hasta hace poco, solían acompañar las tardes de meriendas en el Parque de las Tejas.

«Ellos estaban acostumbrados a hacer cosas todo el tiempo y pasaron a no hacer nada. Eso les afecta mucho», dice Nicolás. Por suerte, volvieron al ruedo y continúan trabajando desde casa para sostener la economía familiar, en medio de este dificíl contexto.

Mirá también:

Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS