El Zoo Córdoba cada vez más cerca de ser un parque de biodiversidad

El intendente Martín Llaryora rescinidó la concesión de la institución y dio detalles sobre su transformación

En la mañana de este martes, el intendente de Córdoba, Martín Llaryora, puso fin a la concesión del Zoo de la ciudad, por lo que pasa a estar en manos del sector público para reconvertirse en un parque de biodiversidad.

“Es un hecho histórico. Sostenemos que el Zoo atrasa a Córdoba y lo importante es que hemos hecho un paso después de 30 años. Rescindimos por común acuerdo la concesión y pasa a manos públicas. La decisión que enviaremos al Concejo Deliberante para crear un ente para la biodiversidad”, dijo a Cadena 3.

El intendente adelantó además que los animales serán sacados de ese lugar y que el proyecto implica que exista una política pública detrás del cuidado.

“Constituiremos un consejo asesor que esté integrado por las organizaciones que cuidan animales. Nosotros queremos que sea un lugar de protección animal. Dentro del parque vamos a sostener la relación con la ciencia manteniendo el Centro de Zoología, los espacios de trabajo del Conicet y el colegio que funciona allí. Esto deberá ser trabajado por el consejo y el futuro ente”, explicó.

El futuro parque de la biodiversidad será gestionado por un ente que, según el mandatario, será “autónomo y autárquico”.

“Pienso extenderle también el control sobre el Parque Sarmiento. La idea es que empiece a trabajar con estos espacios y la administración de diferentes espacios. Este parque que tenemos ahora hay que ponerlo en condiciones”, comentó.

Uno de los primeros pasos que se realizará es el examen de los animales que determinará cuáles necesitan ser trasladados en el corto plazo y cuáles deben recibir cuidados previos.

“Algunos deberemos seguir protegiéndolos. La idea es tener uno de los centros de recuperación más destacado de Sudamérica”, afirmó.

En los próximos días quedará constituida una comisión intermedia, compuesta por representantes de la Municipalidad y de las concesionarias, para determinar qué sucederá con los empleados del Zoo, cómo se mantendrá el trabajo de las universidades dentro del parque y de la escuela Kumelen.

“Esas cosas positivas hay que sostenerlas. Hay un convenio con la Provincia por los guardafaunas que también hay que mantenerlo. Una vez que el ente esté constituido, implementaremos acciones tanto en el Parque Sarmiento como en el nuevo parque», detalló.

Finalmente, Llaryora comentó que la idea es que una vez que los animales estén reubicados, el parque esté “abierto al público”.

“La rueda de Eiffel debería estar a disponibilidad de todos. Es un atractivo dentro del Zoo y la idea es que esté libre y que todos puedan verla, al igual que otras atracciones”, culminó.

Mirá también:

Categorias
Ambiente

NOTAS RELACIONADAS