“Amigo, flasheamos, matamos a uno”: difunden los WhatsApp de uno de los rugbiers

Además, este miércoles se llevaron a cabo nuevas indagatorias a los ocho rugbiers detenidos y acusados de ser coautores en el crimen. Se negaron a declarar ante la fiscal
Foto: Mario Quinteros

“Amigo, flasheamos, matamos a uno”, escribió Blas Cinalli por WhatsApp a dos amigos suyos, luego de asesinar a Fernando Báez Sosa el pasado 18 de febrero a la salida de un boliche en la ciudad balnearia de Villa Gesell.

Los chats de Cinalli, que se dieron a conocer en las últimas horas, generan cada vez más repudio contra los diez acusados de homicidio. “Dos convulsionaron, a uno lo mandamos al hospital sin signos vitales. Ahora nos estamos yendo al MacDonald’s a ver qué pasa”, sigue escribiendo a sus amigos.

Sin ningún tipo de tapujos, Blas Cinalli, uno de los principales detenidos por el crimen, continúa organizando sus días de vacaciones en la costa argentina: “Amigo avisame cuando llegás, nos vamos a la playa, previa en casa, vienen todas las gatas”. La respuesta de su amigo también sorprende: “Son los demoledores”. Y concluye: “Yo sólo quiero tomar vino y fumar flores”.

A un mes del asesinato de Fernando y luego de multitudinarias movilizaciones en varios lugares del país, este miércoles se llevaron a cabo nuevas indagatorias a los ocho rugbiers detenidos y acusados de ser coautores en el crimen.

Si bien todos se negaron a declarar, Máximo Thomsen y Ciro Pertossi hablaron por primera vez y tildaron de «mentirosa» a la fiscal Zamboni: “No sabemos de qué se nos acusa. Somos inocentes. Ante esta fiscal no vamos a declarar”, dijeron ambos.

«Lo único que se nos explicó es que la noche anterior se le había entregado a una familia un pibe en un cajón. Nosotros no teníamos ni idea de lo que estaba pasando, no sabíamos nada, y al no saber nada, nunca tener un antecedente penal, nosotros confiamos en la Justicia«, aseguró Thomsen este miércoles frente a la fiscal y en presencia del juez de Garantías David Mancinelli, quien llegó al mediodía a pedido del abogado defensor Hugo Tomei.

Y continuó: «Después nos dimos cuenta que la fiscal nos mintió en la cara. Nos hizo pasar a firmar papeles en distintas oficinas, que esos papeles nos enteramos que decían que nos habían mostrado las fotos, videos, y que nos habían explicado el hecho y en realidad no se nos había explicado nada».

Quién habló en las últimas horas también fue Fernando Burlando, abogado de Fernando Báez Sosa, quien además de difundir nuevas revelaciones sobre los detenidos, habló sobre el sospechoso nº 11.

“No sé si es un testigo o un asesino más”. Además, el letrado consideró correcto que no se difunda su cara o su rostro porque “se trataría de un menor”.

Mirá también:

Categorias
PolicialesSociedad

NOTAS RELACIONADAS