Cansados de violencia y abusos: vecinos de Arroyito realizaron una sentada pacífica

La sentada pacífica fue en la noche del jueves último, frente al edificio de la Comisaría de Arroyito. Allí, estuvieron presentes familiares, vecinos y agrupaciones feministas para pedir justicia ante los hechos de violencia y abuso sexual de las últimas semanas

En medio del preocupante contexto que se viene generando hace semanas en la ciudad de Arroyito, como consecuencia de hechos de abuso sexual, violación y agresiones a diferentes jóvenes, familiares de víctimas, vecinos y agrupaciones feministas realizaron este jueves por la noche una sentada pacífica.

Desde las afueras de la Comisaría de Arroyito, Daniel Almada, el padre de la joven atacada días atrás por tres chicas, afirmó que «las cosas no están funcionando bien acá en Arroyito, las reglas no están claras». Lo hizo en diálogo con Canal 3 Arroyito.

«Hemos decidido hacer una marcha pacífica, en silencio, y esperamos que las autoridades que corresponde tomen cartas en el asunto», dijo Almada.

Y continuó reclamando que, «sobre todo en los hechos policiales, no estamos conformes con la respuesta recibida». A su lado se encontraba la mamá de otra víctima de agresión por parte de las mismas mujeres, hoy imputadas, de atacar a Brisa. La mujer había radicado una denuncia meses atrás, y afirma nunca haber recibido respuestas.

«Lo mío había sido dos meses atrás y tuvo que pasar lo de Brisa para que se haga un poco más fuerte. Lo único que recibimos es esperar y esperar los tiempos de la justicia que no son los que acompañan a la gente, ni a las víctimas», detalló Alfonsina Romero sobre el caso de su hija violentada meses atrás.

«Falta seguridad para los adolescentes. Están siendo desamparados por la policía, por la justicia, por todos», agregó Romero.

Tanto Almada como Romero, admitieron que las tres agresoras de sus hijas ya están imputadas por lesiones graves. Sin embargo, les preocupa e indigna que la situación se podría haber evitado. «Al estar sueltas, no sabemos si no le va a pasar a otra adolescente más», alertan.

«Estas personas destruyeron a mi hija», dijo la mamá de la joven que fue abusada sexualmente.

Nelva Ferreyra se hizo presente en la sentada para gritar justicia por su hija, abusada sexualmente el pasado 6 de marzo. El indignante hecho se dio a conocer semanas atrás, a través de un desgarrador relato difundido en redes sociales, donde la víctima denunció que fue abusada por dos individuos, en estado de inconciencia.

«Por más que sea una ciudad pequeña y pensemos que conocemos a todos, existe gente con malas intenciones, cuídense para que a ninguna le paseEllos andan como si nada en la calle mientras que yo me tengo que encerrar para que no me pase nada«, advertía la joven en el posteo.

Hasta el momento, pasados quince días del hecho, no hay detenidos. «No tenemos respuestas, no tenemos nada», dijo sollozando Nelva Ferreyra este jueves desde las afueras de la Comisaría. «Yo le pido al señor fiscal que por favor haga justicia lo antes posible, estas personas destruyeron a mi hija», agregó.

«Hoy mi hija está con miedo, no sale, llora, tiene miedo, no quiere ver a personas, mucho menos a hombres», sigue describiendo desconsolada.

Además, la madre de la víctima detalló que en la comisaría «lo único que hicieron fue tomar la denuncia, escribieron en un papelito y le dijeron que ese era el número de sumario». Sumándose al pedido de los padres de las jóvenes agredidas, Nelva se preguntó «¿Qué esperan? ¿Que sigan habiendo casos?».

COLECTIVO FEMINISTA: «Hacemos lo que no hace la policía, que es un seguimiento del caso y la contención de la víctima»

Desde el Colectivo Feminista Te Verde, quienes también se hicieron presentes en el lugar para manifestarse en contra de los abusos, la violencia y el acoso sexual, detallaron estar «cansadas de que ocurran estas situaciones y que la respuesta de la policía siempre sea que hay que esperar».

Y continuaron describiendo que, cuando una mujer denuncia alguno de estos repudiables hechos, «es revictimizada y tiene que esperar». Con una gran impotencia, Waty Meurzet, integrante del colectivo feminista, admitió que «realmente nos sentimos solas ante un sistema policial y judicial patriarcal».

«Tenemos casos en los que les quisieron cobrar a las víctimas porque desde la policía no sabían en qué marco legal ubicar la causa», expresó, y agregó: «lo único que pedimos es que la policía haga su trabajo».

Por su parte, Andrea Pierelli, también integrante de Te Verde, agregó que si bien comprenden los tiempos de la justicia, «hay un manoseo de la víctima, en la denuncia y en el resto de los días que no puede pasar más. Hay que contener a la persona».

En ese mismo sentido, confirmó que desde la agrupación feminista están trabajando con el Concejo de la Mujer, ayudando a contener a las víctimas. De no estar ellas, «la víctima hace la denuncia, se va y nadie sabe más nada de su persona».

Te Verde, en Arroyito, hace lo que no hace la Policía en la localidad: «Seguimos el caso, nos interesa saber después cómo está la víctima», detallaron, con impotencia, desde el colectivo feminista.

Así, mientras pasan los días y no hay detenidos por ninguno de los hechos sucedidos en las últimas semanas, los vecinos de Arroyito deciden seguir gritando y acompañando a las víctimas. La Justicia y la Policía, continúan haciendo oídos sordos ante estas urgencias que requieren su total compromiso.

Mirá también:

Categorias
Sociedad

Lic. en Comunicación Social- Facultad de Ciencias de la Comunicación- Universidad Nacional de Córdoba

NOTAS RELACIONADAS