Caso Eylin: Del sueño de tener oportunidades a enterrar a su hija

Eylín fue asesinada y arrojada en un descampado. Por el femicidio, su padrastro está detenido y aun así "culpan" a la madre
Gentileza: Leonardo Guevara

Eylin llegó a Argentina cuando apenas tenía 5 años. Cruzó el límite de Bolivia para establecerse en nuestro país con su mamá Carmen, quien había soñado para su familia una vida con más oportunidades. Como muchos de sus hermanos bolivianos eligieron Córdoba para trabajar.

Pero ese sueño de a poco empezó a desvanecerse en los puños del hombre con quien compartía sus días. Carmen, madre de siete hijos, incluida Eylin, contó que cerraba la puerta de su casa y se aferraba a las paredes para no fingir el sufrimiento y el dolor al maltrato que día tras día vivía con su ex.

La boca hinchada y ese sabor salado de la sangre en su labios, los ojos morados calientes y cerrados, y los moretones en su cuerpo ya eran parte de Carmen que vivía amenazada: «si contas, te voy a denunciar en migraciones». En una vida con violencia sin fin, esta madre juntó fuerzas y abandonó su casa. Ella dijo haber estado ciega, con una venda en los ojos ante tanto sufrimiento. Logró escapar y se llevó con ella una marca que nada podrá borrarla: «te voy a pegar a donde más te duele» .

Así fue como su ex siguió al pie de la letra el manual de femicidas. Este viernes 12, Eylín se comunicó con Carmen y le dijo que no podía hablar porque estaba en el cine. «Mamá estoy en el cine, no puedo responder. Vuelvo como a las 23, estoy con un amigo», le escribió en un WhatsApp. La jovencita de 17 años, para entonces ya había sido asfixiada por Zenón Giménez, de 35, quien fue detenido este sábado.

Hoy, una madre entierra a su hija con su nieta en brazos. Eylin tenía una nena de un añito que sería producto de abusos de su padrastro. Ante tanto dolor, Carmen batalla contra las acusaciones y los dichos de otros. Esos y esas que con el dedito inquisidor la acusan de mala madre. De loca por haberse ido con otro hombre.

«Nadie sabe como era mi vida, no es así como dicen en las redes sociales que yo me fui con un hombre. La pase mal, golpe tras golpe. Él me amenazaba con quitarme a mis hijos», dijo la mujer mientras velaba a su Eylin.

Le cargan la culpa de que su hija esté muerta, la criminalizan por haber parido a siete hijos y más allá de eso, ella deja un mensaje para que no vuelva a suceder:

«No sean como yo que me dejé enceguecer. Siempre estemos atentos a nuestros hijos, a nuestras hijas».

El caso sigue su curso con la intervención de la Fiscalía del Distrito I Turno 4.

Si sos víctima de violencia de género o conocés a alguien que necesite ayuda, comunicate a la línea nacional y gratuita 144, que funciona todos los días del año, las 24 horas. También podés dirigirte al Polo Integral de la Mujer (teléfono 0800 888 9898, Entre Ríos 680, Córdoba Capital).

Categorias
PolicialesSociedad

Lic. en Comunicación Social

NOTAS RELACIONADAS