Clausuraron tres boliches de Córdoba capital este fin de semana

Se repite el panorama de fiestas ilegales durante el fin de semana. Locales nocturnos y canchas de futbol 5 fueron clausurados por no cumplir con la normativa. Los operativos también se dieron en el interior

Mientras las autoridades nacionales, provinciales y municipales intentan paliar el ascenso de casos de coronavirus en todo el país, empresarios y jóvenes continúan sin dimensionar la magnitud del problema. Este fin de semana, se clausuraron varias fiestas clandestinas y boliches habilitados.

En la madrugada del domingo, la Policía de Córdoba realizó diferentes operativos en la capital provincial y el interior. Se desarticularon fiestas clandestinas, pero también boliches bailables habilitados en los que había más gente de la permitida, bailando parados sin barbijo ni cumpliendo el distanciamiento social.

En la capital, los operativos concluyeron con la clausura de Merlot Impala, ubicado en barrio Nueva Córdoba, Reyno Club, en avenida Colón al 4.700, y New, en Donato Álvarez al 9.500. En el caso de éste último, había más de 400 personas bailando cuando ya eran casi las 5 de la mañana, siendo habilitados sólo hasta las 3.

Sobre este último, Julio Suárez, el director de Espectáculos Públicos de la municipalidad, también detalló: «La clausura de New tiene otras características porque nosotros ya lo habíamos clausurado también el pasado miércoles 24 de marzo por el mismo motivo. Se levantó rápidamente la clausura y ahora volvió a ocurrir».

También se registraron cuatro fiestas clandestinas en la capital provincial. Desde Espectáculos Públicos, Suárez admite que «hubo más», pero «lamentablemente la clausura de estos establecimientos (boliches) nos llevó mucho tiempo».

El funcionario también detalló que hay cinco canchas de futbol cinco clausuradas, «porque no se mantenía ningún resguardo con respecto a los protocolos».

Furia y violencia en una fiesta clandestina en el interior provincial

El sábado a la madrugada, un hombre resultó lesionado luego de que una patota de jóvenes lo agredieran en la localidad de General Cabrera, en el sur provincial. El hecho ocurrió cuando la víctima intentó cruzar por una calle donde se desarrollaba una fiesta clandestina.

El hombre contó que cuando quiso pasar con su auto entre la multitud advirtió que al vehículo que iba por delante del suyo se subían jóvenes y saltaban arriba de un carro que llevaban como tráiler. Una de sus hijas se bajó de otro coche para pedirles a las personas que depongan su actitud. Una joven se acercó a hablar con la mujer “y como estaba con una botella en la mano, también me bajé yo”, dijo.

Según el relato del hombre, esa chica que tenía una botella en la mano habría expresado al resto de los jóvenes que Giorgetti la había agredido. Eso fue el detonante de la respuesta violenta de las personas contra el auto y el físico del denunciante.

El damnificado estimó a la prensa que en el lugar se concentraban “no menos de mil personas”. Esa versión fue desestimada posteriormente desde la Departamental Juárez Celman, en donde señalaron que la cifra no superaba las 300 personas.

Al caso lo investiga la fiscalía de 4° turno de la ciudad de Río Cuarto. Según trascendió en las últimas horas, cinco personas ya fueron identificadas y se espera dar con ellos para imputarlos por daños y lesiones leves.

Mirá también:

Categorias
PolicialesSociedad

NOTAS RELACIONADAS