Córdoba: condenan a un hombre 11 años de cárcel por abuso sexual contra menores

El agresor había atacado a las amiguitas de su hija, quienes tenían alrededor de 10 años. Se le imputaron los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante continuado, corrupción de menores agravada (reiterada), entre otros

Los Tribunales II de Córdoba condenaron a un hombre a 11 años y 11 meses de cárcel efectiva por una sucesión de abusos sexuales contra menores de edad. Por la contundencia de las pruebas y los testimonios recolectados, el acusado admitió haber atacado sexualmente a varias amiguitas de su hija, de alrededor de 10 años.

Los ataques sucedieron en distintas oportunidades, según se pudo establecer en la Cámara 6ª del Crimen de Córdoba. A fin de preservar a las víctimas, no se da a conocer la identidad del condenado ni sus siglas.

Los abusos sexuales sucedieron en una población ubicada al norte de la ciudad de Córdoba en momentos en que la madre de la nena no se encontraba en el hogar.

El acusado terminó siendo condenado por los delitos de: abuso sexual gravemente ultrajante continuado, abuso sexual gravemente ultrajante continuado agravado por el grave daño en la salud mental de la víctima y corrupción de menores agravada (reiterada) y corrupción de menores agravada.

Cercado por la abrumadora cantidad de pruebas y distintos peritajes en su contra, el depravado admitió todos los delitos que había cometido y se mostró arrepentido, tras lo cual pidió perdón.

Se concretó entonces un juicio abreviado en el que se concretó un pacto en el monto de la pena entre la fiscalía (a cargo de Martín Berger) y el defensor; lo que fue avalado por el juez unipersonal Enrique Buteler.

La investigación determinó que las víctimas padecieron graves daños en la salud mental.

En un párrafo de la causa consta que una de las niñas atacadas “presenta altos niveles de angustia y estado depresivo, estado emocional negativo persistente, enojo, vergüenza, disminución importante del interés a participar en actividades significativas, incapacidad persistente de experimentar emociones positivas, hipervigilancia, problemas de concentración”.

También se presentaron en la víctima “alteraciones del sueño, recuerdos de situaciones traumáticas, creencias o expectativas negativas persistentes y exageradas sobre uno mismo”, lo que es compatible, según determinaron las psicólogas, con el trastorno por estrés postraumático crónico.

Seguí leyendo:

Detuvieron a Dellisanti por el abuso sexual en Río Primero

Un detenido por distribución de material de abuso sexual infantil en zona rural de Las Perdices

San Francisco: menor de 14 años fue sometida a cesárea y la Justicia investiga abuso sexual

Categorias
JudicialesSociedad

NOTAS RELACIONADAS