Córdoba: condenaron por “lesiones gravísimas” a un joven que le transmitió VIH a su novia

El acusado sabía que era portador y no tomaba los recaudos para evitar la transmisión del virus. Lo condenaron a 3 años y 6 meses de cárcel efectiva por incumplimiento de la ley de profilaxis

En un fallo inédito en Córdoba, un joven fue sentenciado a la pena de tres años y seis meses por el delito de “lesiones gravísimas agravadas” por transmitirle el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH) a una de sus últimas parejas, que se enteró de esto cuando quedó embarazada. De acuerdo a lo denunciado, el acusado sabía que era portador y no utilizaba medidas de protección para evitar la transmisión del virus. Por esto, lleva varios meses preso en la cárcel de Bouwer.

Así lo dispuso este miércoles el juez Enrique Buteler, de la Cámara 6ª del Crimen de la ciudad de Córdoba.

El joven de 22 años había llegado a juicio acusado de incumplir el artículo 18 de la Ley Nacional de Profilaxis (12.331), que determina que “será reprimido con la pena establecida en el artículo 202 del Código Penal quien, sabiéndose afectado de una enfermedad venérea transmisible, la contagia a otra persona”. El artículo 202 prevé una pena de entre tres y 15 años de prisión efectiva.

La acusación estuvo en manos de la fiscal Bettina Croppi, del fuero de Violencia Familiar. La funcionaria judicial había sido quien investigó el caso y dispuso la detención del joven. En su alegato, la fiscalía había referido que el acusado, sabiendo que tenía VIH, no tomó los recaudos y las prevenciones necesarios para no transmitir el virus a otra persona. Como consecuencia, la mujer denunciante es ahora portadora de VIH y lleva adelante un tratamiento. En tanto, el bebé que ya nació dio negativo.

En el juicio declararon, además de médicos, no sólo la joven denunciante, sino también sus amigas y otras parejas, quienes fueron coincidentes en sus testimonios: el acusado no tomaba prevenciones a la hora de mantener relaciones sexuales. Eso para la ley argentina es delito.

El acusado negó todo. Incluso, al ser indagado con un primer abogado, habló de un “complot” de mujeres contra él, informó La Voz.

Ya en la Cámara 6ª, la fiscal había solicitado una condena de cuatro años y ocho meses al entender que el acusado había incumplido la ley de profilaxis. El ahora condenado (no se pueden brindar sus datos) se había declarado inocente. La abogada Susana Lucero, a cargo de la defensa, había solicitado la absolución y demandado la liberación inmediata, argumentando que supuestamente no estaba claro “quién le transmitió el virus a quién”.

Finalmente, en el fallo conocido este miércoles, el juez Buteler lo condenó a prisión, pero no por la figura penal que había solicitado la fiscalía, sino por otro delito: lesiones gravísimas agravadas. Acto seguido, el magistrado le impuso la pena de tres años y medio de cárcel efectiva. El acusado lleva alrededor de dos años preso.

El caso y sus implicancias prácticamente no tienen antecedentes por lo menos en Córdoba, aunque sí en otros puntos de la Argentina, y no dejan de generar debates. Es importante no recaer en la estigmatización de las personas con VIH positivo, que pueden mantener una vida sexual activa sin inconveniente, con protección. Se recomienda siempre el uso de preservativo como el método de barrera más eficaz.

Seguí leyendo:

Córdoba participa de un estudio para implementar el autotest de VIH en el país

Femicidio de Karen Ferreyra: Familia y amigos juntan fondos para cubrir los gastos del juicio

Un detenido en Monte Cristo con 40 plantas de marihuana

Triquinosis: ya son 244 los casos en toda la provincia

Semana mundial del parto respetado: Las necesidades de la madre y su bebé en cualquier situación

Categorias
JudicialesSociedad

NOTAS RELACIONADAS