Cruz del Eje: condenan a perpetua a femicida que mantuvo encerrada a su pareja

Amalia Lorena Heredia tenía 16 años y un bebé de tres meses cuando Raúl Arnaldo Arenas, de 29 años, la asesinó en octubre de 2019. Según consta en la causa, el hombre la mantenía encerrada e incomunicada y, Amalia Lorena Heredia tenía 16 años y un bebé de tres meses cuando Raúl Arnaldo Arenas, de 29 años, la asesinó en octubre de 2019. Según consta en la causa, el hombre la mantenía encerrada e incomunicada y, cuaAmalia Lorena Heredia tenía 16 años y un bebé de tres meses cuando Raúl Arnaldo Arenas, de 29 años, la asesinó en octubre de 2019. Según consta en la causa, el hombre la mantenía encerrada e incomunicada y, Amalia Lorena Heredia tenía 16 años y un bebé de tres meses cuando Raúl Arnaldo Arenas, de 29 años, la asesinó en octubre de 2019. Según consta en la causa, el hombre la mantenía encerrada e incomunicada y, luego de que ella logre escaparse, el hombre la buscó y la mató
El femicida Raúl Arnaldo Contreras

A casi dos años del femicidio, el pasado viernes la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje condenó a Raúl Arnaldo Contreras (29) a prisión perpetua por el homicidio calificado por el vínculo y por mediar violencia de género por asesinar a Amalia Lorena Heredia, quien tenía 16 años y un bebé de tres meses.

El asesinato había sucedido en octubre de 2019 en zona rural de Cruz del Eje, en el paraje Los Hormigueros. Él mantenía a la mujer encerrada con su hijo en una casa. Cuando la joven decidió escapar a la casa de su abuelo, el femicida la fue a buscar y la mató de dos puñaladas.

Se ordenó la extracción de material genético para ser analizado por el Instituto de Genética Forense y la inscripción en el Registro Provincial de Perfiles de ADN y la realización de tratamiento psicológico y psiquiátrico del condenado, publicó la web local Portal de Opinión.

Los familiares de la víctima declararon ante la Justicia que, mientras la chica cursaba el embarazo, no se alimentaba como correspondía. Tampoco recibía la atención médica necesaria porque su “pareja se lo impedía”, publicó la web Portal de Opinión.

Encierro, violencia y amenazas

Amalia Lorena Heredia era una adolescente que soportó largos meses de violencia económica y psicológica de Raúl Arnaldo Contreras, durante el año y medio que estuvieron de novios. El hombre la mantenía sometida completamente y no le permitía el contacto con sus amistades y familiares.

Amalia estaba encerrada, no tenía acceso a ningún teléfono y no podía recibir visitas. No soportó más la violencia extrema que padecía y decidió escapar a la casa de su abuelo en el paraje El Tropiezo.

“No solo se la había llevado a vivir al paraje, sino que no la estaba alimentando estando gestante, no la llevaba al médico cuando necesitaba, no le permitía venir a ver a su hermana, ni le dejaba usar su teléfono y la amenazaba”, declaró el abuelo de la víctima.

La adolescente había escapado del infierno y tenía decidido no volver para evitar el sufrimiento junto a su novio. “Ya no quería ir al campo porque Contreras no la dejaba volver, la tenía encerrada, no la dejaba salir a ningún lado”, dijo la mamá de Amalia ante la Justicia.

Raúl Contreras no soportó que Amalia se fuera de la casa y decidió ir a buscarla. Pero recurrió a las amenazas para intimidarla: en uno de los mensajes le mandó una foto de una navaja.

El 17 de octubre de 2019, el hombre contactó a la adolescente y le pidió que “saliera para mantener una conversación”. Amalia, probablemente abrumada, accedió al pedido y se encontraron en la vereda de la casa de su abuelo, ubicada sobre la Ruta Provincial A183 y una calle pública.

El hombre se fue a la casa de su madre alrededor de la 8 de la mañana y le confesó que “había matado a su pareja”. Ese día fue detenido y le secuestraron el arma homicida con manchas de sangre y el DNI de la víctima.

Seguí leyendo:

Brutal femicidio seguido de suicidio: el agresor era sargento de la Policía de Córdoba

Femicidio de Cecilia Basaldúa: Familiares y amigos reclamaron justicia frente a Tribunales

Un niño evitó el femicidio de su madre en un campo de Arroyito

Categorias
FemicidioSociedad

NOTAS RELACIONADAS