De Monte Cristo a Santa Fe, una cadena solidaria por Sebi

Una pareja de Santa Fe se ofreció a donar medicamento para un mes de tratamiento del pequeño. En medio del aislamiento, desde el municipio se encargaron de trasladar la medicina

La lucha de Sebi Acosta, el pequeño montecristense que padece de artritis juvenil idiopática sistémica, llegó a todos los oídos de los cordobeses y también trascendió las fronteras provinciales. En medio de la pandemia, al niño de cuatro años le solicitan cambiar su medicación por una mucho más cara y de poco acceso en la Argentina.

Mientras que sus papás llevan varios meses esforzándose solventar su tratamiento, una recaída a principios de mayo hizo que los médicos del Hospital Infantil decidan cambiar su medicina. Ya no basta entonces con la ayuda económica de sus familiares y vecinos, ni con la venta de la mayoría de sus pertenencias.

Esta situación llegó a oídos de la Municipalidad de Monte Cristo la semana última, cuando desde el jardín Domingo Nogal al que asiste el pequeño se comunicaron con el área de Acción Social y, además de relatar los detalles del medicamento y su discapacidad, explicaron que no cuentan con una heladera para mantener la cadena de frío de la medicina que van consiguiendo.

De esta forma, inmediatamente desde el municipio se pusieron en marcha y consiguieron una heladera «para que pueda guardar los medicamentos en frío», explica Ezequiel Aguirre, secretario de Gobierno municipal, en diálogo con Hablando Claro. «Lo vimos como algo urgente, ya que si cuentan con una vivienda, están en falta con los muebles».

Racha de buenas noticias

Pero en simultáneo, ese mismo día, a Francisco, el papá de Sebi, le llegó otra buena noticia: una familia de Río Primero se había ofrecido a donar la medicación para un mes de tratamiento. El problema era que, con los estrictos controles de aislamiento social, preventivo y obligatorio, no podían ir a buscarla de manera normal.

Así vuelve a ponerse en marcha la Municipalidad: «Cuando nos enteramos, sabiendo de los estrictos controles en la ruta, decidimos ir en la camioneta del municipio con el papá del pequeño». Así, la familia de Sebastián logró tener un respiro por varios días.

Pero la ola de buenas noticias no paraba y a los pocos días otra donación sorprendió a todos. Se trata de una pareja de adultos mayores oriunda de la provincia de Santa Fe que, al ver la noticia en Hablando Claro, decidió donar dosis de este medicamento excesivamente costoso.

La donación provenía específicamente de Villa Cañás, la localidad santafecina que queda a unos 470 kilómetros desde Monte Cristo. Nuevamente con el problema de la circulación en rutas, Francisco decidió contactarse con la Municipalidad.

Ezequiel Aguirre cuenta que «en un primer momento intentamos gestionar ante el COE una autorización para que pueda ir la familia a buscarla, pero ante la negativa, directamente la intendenta Verónica Gazzoni decidió que fuera a retirarla empleados municipales».

Así fue como se puso a disposición una unidad propia del municipio y un equipo de gente capacitada para el traslado de esta medicación tan delicada y costosa, para evitar que se corte la cadena de frío. Desde el área de Salud fue Luis Sánchez y lo acompañó Ezequiel Castillo.

El certificado de discapacidad

Cabe recordar que el principal problema que sufre la familia desde que inició el aislamiento social, preventivo y obligatorio, es que la junta médica que evaluaba a Sebastián se suspendió y, al no obtener el certificado de discapacidad, continúan desprotegidos del sistema de salud.

En esta misma línea, desde el área de Acción Social de la Municipalidad de Monte Cristo confirmaron que se pusieron en contacto con los profesionales del Hospital Infantil para avanzar con los trámites burocráticos del certificado de discapacidad. De esta forma, en los próximos meses podríamos obtener más buenas noticias.

Mientras tanto, la familia Acosta sigue difundiendo y visibilizando la situación, para que continúen las donaciones y ayudas hasta tanto el Ministerio de Salud de la Nación le asegure el medicamento. Entre las acciones que están llevado a cabo, un locro para el 25 de mayo es una buena forma de ayudar.

Más sobre el tema:

Categorias
EntrevistasSituación SanitariaSociedad

NOTAS RELACIONADAS