Desde la provincia consideran que suspender un evento público por dengue no es prevención

Por su parte, integrantes de comparsas y batucadas iniciaron una movida en repudio de la suspensión de las noches carnavaleras en la región

Los Carnavales Regionales integrados por cinco municipios del Departamento Río Primero, este último viernes emitieron un comunicado en donde dejaban sin efecto las últimas tres noches del evento. Noches correspondientes a Villa Santa Rosa, Río Primero y Piquillín.

La razón fue preventiva, frente a los casos de dengue que se sumaron a la ola de contagio en la región. Anteriormente y por la misma razón, municipios como La Para y Obispo Trejo habían decidido no seguir adelante con los eventos de carnaval.

Sin embargo, lo que horas más tarde generó mucho malestar fue que el intendente de Miramar saliera en conferencia de prensa a destacar que sus corsos se harían con normalidad. Entendiendo que la concurrencia sería masiva.

La localidad turística se ubica a pocos kilómetros de Marull, que lleva la punta de casos de dengue a nivel provincial con más de 30 sospechas, y a otros tantos de Balnearia, donde también se confirmaron contagios del aedes aegyptis.

En medio de este clima de malestar y de enojo por parte de quienes integran batucadas y comparsas de los carnavales regionales, desde la Secretaría de Prevención y Promoción de la Salud de Córdoba difundieron un comunicado donde apoyaban el desarrollo de eventos públicos:

«No es una medida de prevención suspender las actividades públicas», dijo la secretaria de Salud Gabriela Barbás. Y continuó: «El dengue se transmite por un mosquito que es netamente domiciliario, las principales medidas de prevención es el trabajo comunitario con todos los ciudadanos».

El mismo viernes por la tarde, tanto en Villa Santa Rosa como en Río Primero se pusieron en marcha las acciones de fumigación y limpieza.

#YoAmoElCarnaval

Este fue el hashtag que viralizaron desde la batucada Taperigua, y que no tardaron en hacerse eco integrantes del cuerpo de baile de las comparsas, manifestando su amor por esta festividad para el que habían destinado muchos días de trabajo. No solo ellos, sino también de la gente que trabaja en el detrás de escena.

Sin dudas las pérdidas con esta suspensión golpean a todos, desde los municipios que en algunos casos ya tenían todo ubicado en sus predios, hasta las instituciones que trabajaban en puestos de comidas o de bebidas.

Los jóvenes utilizaron las redes sociales de Hablando Claro para hacernos saber su opinión:

«Una verdadera lástima, yo como muchos que participamos de los carnavales, queremos carnaval», dice una seguidora a Hablando Claro. «Queremos un cierre para los carnavales», agrega otra.

«Muy triste, con la ilusión a flor de piel, tantas horas de ensayo, tanto trabajo para nada», expresan en más mensajes. «Opino exactamente igual… no han pensado en el trabajo y la dedicación que hay detrás de esto», y así muchísimos mensajes con ideas similares.

En sus historias destacadas, la Batucada Taperiguá, de la ciudad de Monte Cristo, mostró la cantidad de personas que se sumaron a la movida:

¿Qué pasará el próximo año con este evento regional?

Mirá también:

Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS