El argentino acusado de dañar Machu Picchu debe quedarse en Perú

El delito prevé una pena de entre tres y ocho años de prisión y un resarcimiento. Los otros jóvenes detenidos serán deportados

El juzgado de instrucción de Machu Picchu dispuso la comparecencia cada 10 días y el pago de una caución a Nahuel Gómez, el turista argentino de 28 años acusado de producir daños en la ciudadela inca, quien deberá permanecer en la provincia de Urubamba hasta que se resuelva su situación procesal.

Después de una audiencia de varias horas desarrollada en la tarde del miércoles en la Fiscalía de Machu Picchu, el Juzgado de Investigación Preparatoria declaró fundada la denuncia interpuesta por el Ministerio Público y la Dirección de Cultura de Cusco, por encontrar «evidentes elementos de convicción de la comisión del delito contra los bienes culturales, en la modalidad de extracción ilegal».

Ese delito está tipificado en el artículo 228 del Código Procesal Penal, que prevé una pena de entre tres y ocho años de prisión y un resarcimiento de «más una multa de ciento ochenta a trescientos sesenta y cinco días-multa».

Gómez estará sujeto a reglas de conducta, entre ellas la de comparecer cada diez días a registrar su firma al Juzgado de Paz Letrado e Investigación Preparatoria de Machu Picchu, pagar una caución juratoria de 3.000 soles (54.133 pesos) que deberá hacer efectiva este viernes 17 de enero bajo apercibimiento en caso de incumplimiento.

Durante la diligencia, el visitante no aceptó su responsabilidad y su abogado apeló la medida. Los otros cinco turistas detenidos junto a Gómez -dos son argentinos- fueron trasladados a Cusco para verificar su situación migratoria y, según la prensa peruana, serán deportados en las próximas horas.

Se trata de los argentinos Magdalena Abril Retamal, de 20 años, y Leandro Sactiva (32), el chileno Favian Eduardo Vera Vergara (30), la francesa Marion Lucie Martinez (26) y el brasileño Cristiano da Silva Ribiero (30).

Mirá también:

Categorias
PolicialesSociedad

NOTAS RELACIONADAS