«El médico del pueblo», Oscar Orlandi y una vida dedicada a sus pacientes

La triste noticia del fallecimiento del Doctor Orlandi conmocionó a toda la localidad de La Puerta. Desde Hablando Claro, recordamos su labor

Corría el año 1981, precisamente un 15 de noviembre, cuando un joven recién recibido de la carrera de medicina comenzaba a trabajar en el Centro de Salud de La Puerta. En esa época, su dupla era una enfermera y juntos atendían a toda la población de la localidad.

Hoy, todos lo recuerdan como «el médico del pueblo«, porque no hay mejor frase que lo defina. Orlandi dejaba de lado su vida por la salud de sus pacientes.

Desde que se comenzó con la construcción del Centro de Salud Municipal, allá por 1981, formó parte del colectivo de gente que, de manera voluntaria y autoconvocada, cavó los cimientos de lo que hoy es el Hospital. A partir de ahí, por 38 años consecutivos, el doctor trabajó sin descanso para brindar atención a toda la comunidad que hoy se conmociona por su triste partida.

Marina Giorda, actual directora de salud de la Municipalidad, lo recuerda con palabras de nostalgia. «Él, aún estando mal, nunca dejó de venir a trabajar. Dejó su vida por el Centro de Salud, tal cual así. El falleció trabajando», cuenta Marina a Hablando Claro.

Pero al médico del pueblo no le bastaba con salvar vidas, también dedicaba su tiempo a enseñar Biología en el IPET 58 General Mosconi.

Marina también trae memorias de aquellos años, en los que ella era su alumna. «Era muy buen profesor. Nos daba clases de Biología, y nunca tuvo pelos en la lengua para enseñarnos lo que necesitábamos saber. Sin pelos en la lengua nos hablaba de educación sexual».

El doctor Orlandi habitaba cada espacio del Centro de Salud y siempre se escuchaba su voz retumbando en algún pasillo. Su colega Marina lo retrata con risas y se acuerda de la frase que utilizaba cada vez que la veía a ella y a sus compañeras usando el celular: «las chicas del wasap» decía él, que nunca se llevó bien con la tecnología.

Tampoco entendía por qué era necesario diseñar una base de datos con las historias clínicas en la computadora, si para él «un lápiz y un papel bastaban».

El querido Oscar Orlandi ya no está entre los ciudadanos de La Puerta. Pero habita en cada uno de sus pacientes y siempre será recordado con mucho amor por toda la comunidad.

En el 81 cuando se empezó el centro de salud municipal, fue un trabajo comunitario de empleados municipales, gente comun que se sumó, y hasta el que era médico ya. Hay una foto que están cavando los cimientos que están en la pala y no se si es el que es el que está metido en la zanja. Fue un trabajo mancomunado de todo el pueblo y el estaba ah´también colaborando con la construcción del centro de salud.

Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS