El piloto que llevaba a Sala no tenía cédula comercial

David Ibboston, tenía la licencia privada para transportar pasajeros, pero no contaba con la cédula comercial.

Unas horas después de que la policía de Guersney confirmara el deceso de la búsqueda del vuelo en el que viajaba Sala, un medio inglés reveló que el piloto tenía una licencia privada para transportar pasajeros, pero no contaba con una cédula comercial.

El medio «The Sun», reveló que Ibbotson, el piloto de la aeronave, tenía miles de horas de vuelo pero en viajes menos exigentes. Tales como el transporte de paracaidistas a lugares de salto. Además, agregó que era un trabajo de tiempo parcial, no como una actividad profesional.

Según expresó el diario, Iibbotson estaba endeudado, por lo que trabajaba como plomero y DJ para financiar su pasión y diversión por los aviones.

El francés Mark Mclay, intermediario en la negociación en el pase de Sala del equipo Nantes al Cardiff City, se responsabilizó en la prensa:

«Puedo confirmar que yo comencé a buscar un vuelo privado para llevarlo a Nantes y luego a Cardiff. Lo hice por pedido de Emiliano y su agente Meissa N’Diaye», detalló.

Mientras tanto amigos, compañeros y familiares de Emiliano Sala, continúan, con esperanzas, pidiendo que la búsqueda no cese.

Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS