El psicólogo acusado de extorsión negó abusos pero admitió prácticas sexuales consentidas

Marcelo Bazán estuvo 11 meses preso en Bouwer por liderar una red de captación de personas a través de métodos ilegales en la Fundación Dolto

El psicólogo Marcelo Bazán estuvo 11 meses preso en Bouwer por liderar una red de captación de personas a través de métodos ilegales en la Fundación Dolto de Córdoba. Tras ser liberado, bajo fianza, a comienzos de julio, habló por primera vez en los medios, y se defendió frente a las cámaras de el Noticiero Doce.

«Dolto no era mía. Era de Nicolás Libra hace más de dos años. Fue paciente mío. Fue una maniobra para poder liberarse de las cuestiones penales que pesaban sobre él, inventó esta trama para pasarme a mí esto», argumentó el psicólogo, que continua imputado por amenazas y extorsión, a El Doce.

Bazán también fue denunciado por trata de personas y abusos sexuales. En este sentido, rechazó haber abusado de pacientes pero admitió prácticas sexuales.

«Los abusos son falsos. La sexualidad en los grupos por supuesto que ha existido, es innegable, la sexualidad es humana. Pero yo nunca he tenido necesidad de acudir a una inducción para conquistar a una mujer, me considero un hombre inteligente y, además, buen mozo», expresó.

El juez Miguel Vaca Narvaja consideró que no había elementos para sostener esa acusación, pero pidió la investigación de Bazán por abuso sexual. Esta causa continua abierta.

Tras la excarcelación de Bazán, el Colegio de Psicólogos de Córdoba decidió quitarle la matrícula. En este aspecto, negó haber sido notificado de la sanción y aspira volver al consultorio.

Con respecto a sus pacientes, cree que «la confianza es posible de ser recuperada».

Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS