El río Suquía el más contaminado de Córdoba

Se debe a la falta de saneamiento, desde las Sierras hasta Mar Chiquita
Así lo relevó un informe del díario La Voz de Interior, y sorprende el asombro de muchos habitantes cuando es de público conocimiento el estado preocupante del río. 
La investigación señala que es el más contaminado de Córdoba por falta de saneamiento, desde las Sierras hasta Mar Chiquita, donde ya se perciben impactos. De 1,6 millones de habitantes, sólo el 37% cuenta hoy con cloacas. En una década, por las obras en Capital, subiría al 87%.

A continuación se retoma parte del informe.

Sin vueltas, el río Suquía es el más contaminado de Córdoba. El mayor impacto que recibe es uno de los que, según los especialistas, más fácilmente se podrían revertir, aunque lleva décadas de degradación acumulada. No lo afecta la contaminación industrial sino, sobre todo, la que proviene de la falta de tratamiento de los líquidos cloacales de 25 pueblos y ciudades ubicadas en todo su recorrido, con la Capital como fuente principal».

El Suquía (o Primero) se ha transformado en un desagüe cloacal, desde su nacimiento en las sierras de Punilla hasta su final en la laguna Mar Chiquita.

Su degradado estado tendría solución si durante años se hicieran las obras de saneamiento en sus 200 kilómetros de recorrido. ¿Cuántas cloacas faltan en toda su travesía?, ¿qué obras están en marcha para reducir el impacto?

  • “La falta de cloacas impacta distinto en las sierras que en el llano”
  • El valor oculto del saneamiento para una ciudad
  • Qué cambiará en la Capital con las obras en la planta de Bajo Grande

 

Río Suquía en Villa Santa Rosa- Foto Carla Ludueña Francetic

El Suquía nace en el Valle de Punilla, de la unión de los ríos Cosquín y San Antonio y de los arroyos Los Chorrillos y Las Mojarras. Todos se juntan en el embalse San Roque. Todos llegan allí ya con síntomas de degradación por falta de tratamiento cloacal. En el San Roque se acentúa el problema.

Luego, atraviesa la ciudad capital (donde vive el 40 por ciento de los cordobeses), con una insuficiente red cloacal y una planta de tratamiento desbordada. Aguas abajo de la ciudad de Córdoba es donde se miden los síntomas más graves de contaminación por materia fecal.

En números, esa cuenca suma 185 mil habitantes en 21 localidades de Punilla; 1,4 millones en Córdoba capital, y los apenas 17 mil que viven, aguas abajo, en Capilla de los Remedios, Río Primero y Santa Rosa de Río Primero.

De todo ese mapa, están en marcha obras para optimizar el tratamiento cloacal en la ciudad de Córdoba, y para crearlo en Río Primero y Santa Rosa. En Punilla, área clave de origen, nada pasa por ahora.

Si las obras de cloacas en marcha en Capital se terminan, hacia 2030 se duplicaría la cantidad de usuarios con cobertura potencial.

Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS