En Colonia Tirolesa solo se habla de Francisco Benítez

Después del debut en el certamen de la Voz Argentina Francisco no dejó de recibir amor, tanto que los fans colapsaron las líneas telefónicas de la cooperativa en donde trabaja para dejarle un mensaje de aliento

La noche en que Francisco Benítez, el joven oriundo de Colonia Tirolesa, emocionó a todo el auditorio de La Voz Argentina lo acompañaban dos mujeres incondicionales al costado del imponente escenario: una de ellas era su mamá, y la otra, Susana Frezzotti, quien cuenta en diálogo con Hablando Claro cómo es el talentoso interprete en la diaria.

Susana es la encargada administrativa de la Cooperativa eléctrica donde el joven de 22 años trabaja hace 4, pero se rehúsa a que la llame «jefa»: «Yo le digo que no me diga así. Acá somos todos compañeros y además lo conozco desde muy chiquito cuando tenía 6 años», dice y agrega que «en esta cooperativa somos una familia».

Francisco pasa todas las mañanas en el depósito de la cooperativa donde se encarga del stock, de la recepción y posterior entrega de los materiales eléctricos. «Así como canta con sentimiento, también es en su trabajo y en todo lo que hace. Es muy compañero, responsable y comprometido, con unos valores y sentimientos impresionantes«, describe Susana.

Ella, al igual que todos en Colonia Tirolesa, conoce al joven cantor «desde siempre», cuando de niño agarraba la guitarra y deslumbraba al pueblo entonando un folclore. «Ya viene de familia», cuenta Susana: ese amor por la música lo heredó del padre, al igual que sus hermanos que se están iniciando en el arte del canto y el bombo.

El «empujoncito» que necesitaba

Esa pasión que se vislumbraba desde temprana edad, hizo que Susana no dudara ni un segundo en impulsarlo a presentarse al concurso de canto La Voz Argentina, para dar a conocer su talento a todo el país: «Hay que darle un empujoncito porque Fran es muy tímido y tiene un perfil muy bajo», cuenta.

Cuando el joven comenzó a expresar su deseo de probar suerte en el programa, Susana le dijo «animate, anotate y nos vamos! No importa si no pasas, este sueño no ocurre muchas veces y hay que aprovechar». Impulsado por familiares y compañeros de la cooperativa, Francisco fue decidido al casting que se realizaba en la ciudad de Córdoba, donde hizo la eterna fila para audicionar en Canal 8.

Más tarde, cuando llegó la noticia de que había sido seleccionado entre miles de personas de todo el país para participar del concurso «nos pusimos todos felices porque él siempre con su timidez pensaba que no lo iba a poder hacer y yo sabía que iba a salir todo bien, porque es una persona capaz y canta hermoso, sobre todo canta con el corazón y con el sentimiento, es una persona muy especial«.

«Me encanta apoyarlo por cómo es él, es muy querido en el pueblo por su humildad», agrega con orgullo.

Francisco en una actuación en Colonia Tirolesa, siempre con el apoyo de Susana

La noche más esperada

Cuando llegó el día de partir hacia Buenos Aires persiguiendo el sueño de su vida, Susana estuvo ahí para acompañar a Francisco. Como había un cupo limitado para ver la audición en el estudio de Telefé, Susana le dijo que fuera sólo con sus padres, ella lo iba a apoyar desde Colonia Tirolesa, pero el joven insistió para que su compañera y amiga estuviera presente en su gran noche. Mientras él cantaba frente al intimidante jurado, Susana y la mamá del cantor, Mariela González, lo observaban expectantes desde un costado.

Esa noche, Francisco Benítez generó un clima de emoción total en el auditorio de La Voz Argentina, en una audición a ciegas que logró tocar una fibra en el consagrado jurado. Apenas llevaba unos segundos entonando la popular canción «Todo cambia» cuando comenzaron a voltearse.

El primero fue nada más y nada menos que el reconocido cantante Ricardo Montaner, visiblemente conmovido por la performance del joven de 22 años. Luego le siguieron Mau y Ricky, después «La Sole» y finalmente Lali Espósito. Cuando terminó la canción, con piel de gallina y la emoción a flor de piel, los cuatro jurados aplaudieron de pie a Francisco.

«Siempre fui muy positiva con lo que iba a pasar, tiene un don y un corazón que llegó a todo un país y al jurado. Él canta como si estuviera viviendo la canción», dice Susana que no tenía dudas sobre el resultado.

El día después del debut en la Cooperativa

El talento de Francisco no era ninguna novedad para sus compañeros de la coope, que lo hacen cantar en todas las reuniones: «Si no trae la guitarra hacemos que la vaya a buscar. Su estilo es folclórico, pero le hacemos cantar de todo a Fran», cuenta Susana.

Si bien ella estuvo esa noche viendo todo en vivo y en directo, cuando se emitió por televisión el programa del domingo 27 de junio, las emociones a través de la pantalla fueron las mismas que se vivieron en el estudio. «Acá el lunes no trabajó nadie«, cuenta. En Colonia Tirolesa y en los pueblos aledaños «sólo se habló de Fran, era el comentario en las redes sociales que estallaron y en todos lados».

Ese lunes, los 22 empleados de la Cooperativa eléctrica lo recibieron con desayuno y aplausos y no se perdieron la oportunidad de escuchar, una vez más, esa canción que lo metió de lleno en el concurso. Cuando finalizaron la jornada, hicieron un almuerzo para seguir celebrando el gran logro.

Francisco y Susana de la mano, celebrando junto a compañeros de la Cooperativa

Francisco debe viajar constantemente hacia Buenos Aires para ensayar y cantar en el programa, pero desde la Cooperativa le garantizaron que conservará el trabajo. Susana quiso darle esa tranquilidad «porque lo que está viviendo Fran es una oportunidad que se da pocas veces en la vida».

«Siempre cuando vuelve de los viajes lo esperamos con un desayuno para que nos cuente todo lo que esta viviendo, él es muy compañero y leal y valora muchísimo todo, hasta la mínima cosa. Es una persona muy simple, con sentimientos tan profundos y una riqueza espiritual que en estos tiempos se necesita un montón, fue así siempre y sé que lo va a seguir siendo«, expresa con emoción familiar Susana.

Tras la brillante presentación en el concurso, la cooperativa revolucionada recibió cientos de llamados de gente que quería felicitar a Francisco y brindarle apoyo desde otras provincias e incluso desde otros países como Brasil y Uruguay.

«Fue un día de festejo, en esta pandemia que estamos viviendo, la presentación de Fran trajo una alegría al pueblo que necesitábamos», concluye Susana, compañera de trabajo y confidente del cantor, en diálogo con Hablando Claro.

Francisco Benítez, sufre de tartamudez y cuando fue al programa contó que lo identificó cuando tenía 6 años. «No salía a ningún lado, tenía miedo y vergüenza de hablar con la gente».

«Siempre soñé con ser cantante», afirma Fran que ya se ganó millones de corazones argentinos.

En la audición a ciegas, el joven cordobés eligió interpretar un tema muy importante para la cultura popular de Argentina: Todo cambia. Ahora lo esperan nuevos desafíos en el certamen que viene arrasando con puntos de rating.

Categorias
CulturalesSociedad

NOTAS RELACIONADAS