Horror en México: Tiene tres años y fue envenenada por su propio padre

Para vengarse de su ex esposa, Alberto le dio un yogurt envenenado a sus hijas. La más pequeña lo ingirió y podría quedar en estado vegetativo.

El hecho ocurrió el pasado domingo en Puebla, ciudad de México, cuando un hombre identificado bajo el nombre de Alberto decidió darle yogurt envenenado a dos de sus hijas. La menor de ellas, Alexa, lo ingirió y minutos comenzó a sentirse mal. El color de su piel cambió, se desvaneció y empezó a salirle espuma por la boca.

Aparentemente, se trata de un acto en venganza de su ex esposa y la madre de sus seis hijas, Rosa Corona. Rosa y Alberto están separados, ya que desde que tuvieron su primer hija, Rosa soportó todo tipo de maltratos, golpes, humillaciones y violaciones por parte de su, ahora, ex pareja.

En palabras de Rosa, Alberto está convencido de que Alexa no es hija suya y por eso la tiene de punto. La niña también sufrió abusos físicos por parte de su padre, y cuando Rosa lo dejó, este le aseguró que iba a «llorar sangre».

En este marco, Rosa pidió ayuda a sus vecinos, quienes la llevaron rápidamente al Hospital Comunitario de Tetela, de allí fue trasladada al
Hospital del Niño Poblano y está en Terapia Intensiva, todavía continúa inconsciente.

Seguido de ellos, otro de los vecinos arribó al Hospital con otras dos delas hijas, que también consumieron el yogurt y estaban intoxicadas. Debido a la gravedad del estado de las menores, fueron trasladadas al Hospital General de Zacatlán. Sin embargo, Alexa es la que se encuentra más grave: tuvo tres paros respiratorios, y según los estudios, uno de sus riñones está destrozado.

Un colectivo feminista de la localidad, se solidarizó con la causa e hizo una publicación en su página de Facebook estableciendo como pueden ayudar a Rosa.

Si usted desea ayudar a Rosa, le informamos que estará mañana 27 de agosto en la puerta principal del Hospital del Niño…

Publicado por Caminando Juntas en Lunes, 26 de agosto de 2019
Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS