La Para: un recorrido por su historia y el ‘misterio’ de su nombre

Desde el Museo Municipal nos abrieron las puertas de una localidad fundada por una mujer, Petrona Rodriguez de Peralta, en su 107 aniversario
Museo Municipal La Para

Este 31 festejamos un nuevo aniversario de la localidad de La Para, con la idea de conocer la historia de nuestros pueblos del Departamento Río Primero, les contamos de la mano del «Museo La Para«, por qué se celebra la fundación y de dónde proviene el nombre La Para, pregunta que muchos nos hemos hecho en algún momento.

La Fundación 

El pueblo, como núcleo urbano, fue fundado en 1911 por Petrona Rodríguez de Peralta. En 1910 pasaron las vías férreas, construidas por el Estado Nacional; el 14 de junio de 1911 se realizó la mensura y amojonamiento del predio ferroviario a fin de su expropiación; el 30 de septiembre de 1911 se fijan los kilometrajes definitivos de las estaciones por Decreto Nº 2988; el 31 de octubre de 1911 el Presidente Sáenz Peña firma el Decreto Nº 3798 aceptando la donación de Petrona Rodríguez de Peralta de las 17 hectáreas para el cuadro de estación, y el 21 de diciembre se establecen los nombres definitivos de las estaciones.

Ya a fines de 1911 comienzan a circular los trenes, aunque la habilitación definitiva para todo tipo de cargas, fue en febrero de 1913. El único plano original que se ha encontrado hasta ahora está incorporado al protocolo de venta de los primeros lotes escriturados en 1913.

En 1910 pasaron las vías férreas, construidas por el Estado Nacional; el 14 de junio de 1911 se realizó la mensura y amojonamiento del predio ferroviario a fin de su expropiación; el 30 de septiembre de 1911 se fijan los kilometrajes definitivos de las estaciones por Decreto Nº 2988; el 31 de octubre de 1911 el Presidente Sáenz Peña firma el Decreto Nº 3798 aceptando la donación de Petrona Rodríguez de Peralta de las 17 hectáreas para el cuadro de estación, y el 21 de diciembre se establecen los nombres definitivos de las estaciones.

Ya a fines de 1911 comienzan a circular los trenes, aunque la habilitación definitiva para todo tipo de cargas, fue en febrero de 1913. El único plano original que se ha encontrado hasta ahora está incorporado al protocolo de venta de los primeros lotes escriturados en 1913.

No obstante en el año 2012 apareció un documento que desde entonces es considerado por los historiadores como DOCUMENTO FUNDACIONAL: el decreto del PEN 3798 firmado el 31 de octubre de 1911 a partir del cual el Presidente Sáenz Peña acepta la donación de Petrona Rodríguez de Peralta para la creación de la Estación La Para, es por ello que el 31 de octubre es –ahora si respaldado por documentos- el ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DEL PUEBLO LA PARA.

¿Fin del misterio? Se llama «La Para» porque…

Según expresaron desde el Museo, el pueblo de La Para lleva el nombre de la estación la cual recibe el nombre por el arroyo Brazo de La Para, que pasa a 1000 metros hacia el oeste y que era uno de los antiguos cauces del río Suquía.

La estancia donde se instala la estación de trenes llevaba el nombre de Puesto del Medio, y era propiedad de Damián Cosme Peralta (fallecido en 1908) y de su esposa de Petrona Rodríguez.

El nombre “Para” aparece ya a fines del siglo XVIII, como parte de una estancia de los Brochero, y estaba ubicada en la zona de León Colgado, frente a la Estancia Santa Rita. Durante todo el siglo XIX aparece con la partícula “la” en minúscula; es esa estancia la que le da nombre al arroyo que le termina dando nombre a nuestra estación y al pueblo. Toponímicamente hablando, La Para está ubicada en la antigua Estancia “Puesto del Medio”, en la zona en que este campo limitaba con la Estancia “Ansenuza”.

Museo Municipal La Para

Etimológicamente no se ha podido determinar el significado del nombre. A continuación expondremos las versiones tradicionales y las más actualizadas, basadas en la documentación existente:

  • VERSIÓN TRADICIONAL 1: los antiguos pobladores criollos de la zona contaban que el nombre venía por abreviatura de la palabra “La Parada”, pero esta hipótesis tiene por lo menos dos puntos en contra: en primer lugar nunca encontramos un documento antiguo que testimonie que el paraje se llamaba La Parada antes que La Para, de hecho la primera vez que se menciona a la estancia es en el siglo XVIII y aparece como “la Para” (sic); en segundo lugar, existen numerosos parajes y pueblos que utilizan la palabra “parada” y nunca fueron abreviados .
  • VERSIÓN TRADICIONAL 2: se decía que el nombre provenía de los aborígenes locales y que significaba “agua” o “punta del agua”. Una versión más plausible considerando que donde estaba el paraje “la Para” era donde el cauce del río Suquía comenzaba a transformarse en delta y correr por pequeños arroyos hasta el Mar de Ansenuza. Si bien esta versión no tiene forma de constatarse, el entorno natural de nuestra zona apunta hacia esa dirección .
  • VERSIÓN MODERNA 1: en quichua santiagueño “para” significa lluvia o lugar donde llueve o donde se junta el agua de lluvia. Esta versión tiene dos puntos a favor: el quichua santiagueño fue traído por los criollos que venían a la zona por el llamado “camino de los santiagueños” que unía el sur de Santiago del Estero con el camino carril a Santa Fe a la altura de la Villa del Tránsito (Departamento San Justo) y además, esta versión vuelve a insistir sobre el tema del agua en la zona (recuérdese que la Laguna Mar Chiquita es un lago salino y que el río Suquia es el único de la región que trae buena agua dulce con pocos sedimentos y de fácil accesibilidad) . En Perú hay numerosas toponimias que tiene el prefijo o el sufijo “para”.
  • VERSIÓN MODERNA 2: en guaraní “para” significa laguna grande o bañados (esteros). Debemos recordar que según las investigaciones científicas y los análisis de ADN mitocondrial realizada en los cadáveres de numerosos aborígenes encontrados en los sitios arqueológicos de la zona, nuestros pueblos originarios eran de etnia guaraní por lo que hablarían alguna de las numerosas lenguas de esta cultura amazónica. En tanto que los estudios estilísticos y ergonómicos en los restos cerámicos y las conclusiones sobre la forma de vida de los indígenas de la zona de Ansenuza, nos indican que tenían un horizonte tecnológico y cultural muy similar a las de los pueblos fluviales de los grandes ríos sudamericanos . Por lo que “para” podría ser de origen guaraní con el significado de “laguna grande”.

Estas son las cuatro versiones hasta ahora utilizadas para explicar el origen del nombre de La Para. Si bien desde el Área de Investigaciones del Museo Histórico Municipal “La Para” no descartamos ninguna de ellas, apoyamos científicamente la última de las comentadas.

Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS