Los primeros resultados de la autopsia de la odontóloga

La autopsia se realizó en horas de la tarde del martes y los resultados estuvieron a última hora del día.

El cadáver de la odontóloga Gissela Solís Calle, buscado intensamente por más de diez días y encontrado durante el mediodía del martes último, ya brinda las primeras suposiciones de su causa de muerte.

Sin embargo, en esta autopsia preliminar, los peritos solicitaron que se realicen los exámenes toxicológicos, ya que según lo observado en el cuerpo, aún no se puede determinar cuál fue la causa de la muerte. Esto refuerza la teoría que muchos investigadores realizan, la asfixia con un objeto que no dejó marcas.

El cuerpo no presenta lesiones de ataque ni de defensa, tampoco tiene marcas de asfixia en el cuerpo, por lo que se tomaron muestras de vías aéreas (alveolos: cavidad situada al final de los bronquios) para poder determinar si existió ahogamiento.

El cuerpo, tampoco tenía contenido gástrico, por lo que no había nada en su estómago que les permita determinar si sufrió envenenamiento, otro estudio lo podrá detallar.

Según los datos de la investigación, fue asesinada y enterrada el mismo miércoles de su desaparición (14 días atrás). En el peritaje, se analizó también el estado de descomposición de los órganos, donde se encontró «fauna cadavérica», es decir, bichos y microbios propios del lugar en el que fue enterrado.

El cuerpo, cuando lo encontraron efectivos policiales en horas del mediodía al costado de la ruta provincial 19, a unos 2 kilómetros de la autopista Buenos Aires – La Plata, se encontraba envuelto en sábanas que solía usar la víctima y enterrado a unos 40 centímetros de profundidad.

Con tan pocas precisiones de cómo fue el crimen y los pocos datos que pudo brindar la primera autopsia, los investigadores no descartan ningún escenario y continuarán hasta el fondo para llegar a saber lo que realmente sucedió.

Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS