Mosquera: «Mi renuncia está a disposición del gobernador»

Tras un nuevo caso de gatillo fácil en la provincia de Córdoba, el ministro de Seguridad confirmó: "Hay muchísimo por corregir", en relación a la formación de los uniformados. Ya son 21 los efectivos imputados por “gatillo fácil” durante 2020

Tras el asesinato de Joaquin Paredes, el joven de 15 años asesinado este domingo de un disparo policial en Paso Viejo, el ministro de Seguridad de la Provincia, Alfonso Mosquera, aseguró: “Mi renuncia como la de todos los funcionarios del gobierno está a disposición del gobernador Juan Schiaretti”

Además, el funcionario dijo que se pone a disposición de la Justicia «para esclarecer todo este episodio y quienes resulten responsables, asuman la responsabilidad penal que les corresponde».

Respecto a posibles cambios en la cúpula policial, el funcionario aclaró: «Que no quepa ninguna duda que si las circunstancias lo ameritan, nadie dudará de hacer los cambios necesarios». 

Mosquera precisó a Radio continental: «Nosotros no creemos en los juicios sumarísimo sino en la necesidad de que, por sobre todo, esté encima la ley y pueda saciar el pedido de justicia de sus familiares y dar una respuesta a la sociedad», dijo el ministro y agregó: «desde ya que Córdoba se comprometió, compromete y lo seguirá haciendo para desterrar cualquier tipo de violencia institucional». 

A dos meses del crimen de Blas Correas, que auguraba un antes y un después en la fuerza policial sobre los protocolos y métodos policiales, el funcionario provincial indicó que se empezó a elaborar un protocolo que «está concluido sobre la base de protocolo de uso racional de la fuerza que tiene Canadá, que es uno de los más modernos del mundo»

«No hay ningún policía que haya pasado por la escuela de Policía, que ignore que solo puede entrar el arma de fuego en juego, cuando está en riesgo la vida de un terceros», aclaró Mosquera. «Lamentablemente, se han cometido por ahí, circunstancias que tienen que ser debidamente explicadas de por qué han tomado esa decisión».

«Hay muchísimo por corregir», dijo el funcionario en relación a la formación de los uniformados. «Córdoba tiene mucho que trabajar al respecto, como todas las demás Policías, nunca tendremos la actitud soberbia de creer que aquí se hizo lo suficiente. Se ha hecho mucho y se hará más para erradicar definitivamente los accionares policiales que estén en contra de las disposiciones del Código Penal y los manuales correspondientes a la actuación policial», precisó. 

Ya hay 21 efectivos imputados por “gatillo fácil” durante 2020

Con el trágico asesinato de Joaquín Paredes, se está en presencia del cuarto episodio de “gatillo fácil” mortal por parte de la Policía de Córdoba durante 2020. Según un relevamiento de La Voz, estos dramas sucedieron en apenas cuatro meses.

Los otros tres casos fueron: Blas Correas, el adolescente ultimado de un balazo por la espalda en un control callejero cerca de plaza de las Américas, en la Capital; José Antonio Ávila (35), muerto de un disparo policial y abandonado (los policías se fueron sin decir nada) en una vivienda de Villa El Libertador; y Luis Morenigo, muerto de un tiro en el cuello por parte de un policía en una persecución en la ciudad de Alta Gracia.

Por esos tres episodios de “gatillo fácil” había 16 policías imputados, varios de ellos detenidos: por Blas, hay 13 efectivos imputados por un cúmulo de delitos, desde homicidio agravado hasta encubrimiento; por Ávila hay dos efectivos presos por homicidio agravado y encubrimiento; por Morenigo, un efectivo imputado por exceso.

Si bien hubo otras muertes a mano de la Policía de Córdoba durante el 2020, esos casos fueron encuadrados por la Justicia como episodios de “legítimo accionar”.

Volviendo a la incipiente causa por el crimen de Joaquín Paredes, donde hay cinco policías presos, desde el Tribunal de Conducta Policial se precisó que hay seis efectivos en pasiva.

Mirá también:

Categorias
PolicialesSociedad

NOTAS RELACIONADAS