Otro homicidio policial en Córdoba: elaboran un nuevo protocolo para las fuerzas

El ministro de seguridad provincial, Alfonso Mosquera, reiteró que todo policía que pase por la fuerza sabe que "el uso de un arma de fuego es un último recurso cuando está en riesgo la vida del policía"

En medio de un año marcado por casos de gatillo fácil en la provincia de Córdoba, como el asesinato de Valentino Blas Correas y la reciente muerte de Joaquín Paredes, de 15 años, por una bala policial, la cartera de Seguridad provincial presentará en las próximas horas un nuevo protocolo de actuación policial y de uso racional de la fuerza.

Así lo confirmó el ministro Alfonso Mosquera a Cadena 3. El funcionario agregó que una comisión elabora el protocolo en este momento, en la que colabora el especialista Claudio Stampaglia. Además, es pensado a partir del protocolo que se aplica en Canadá, tomado como ejemplo en foros internacionales de seguridad.

Esta situación se da un día después que se conociera el asesinato de Paredes en la localidad de Paso Viejo. Era la madrugada del domingo y el joven estaba reunido con unos amigos tomando una cerveza en el banco de una plaza cuando los policías se acercaron a disuadirlos y uno disparó.

Hay cinco oficiales detenidos, imputados no solo de “homicidio agravado”, sino también del delito de “lesiones graves”. Se trata de los agentes Maykel Mercedes López (24), Enzo Ricardo Alvarado (28), Ronald Nicólas Fernández Aliendro (26) Iván Alexis Luna (25) y el sargento Jorge Luis Gómez (33).

«Transcurrieron 24 horas. A nosotros nos preocupan estos hechos a donde hay policías involucrados. Si se comprueba que se han accionado armas de fuego contraviniendo las disposiciones vigentes, deberá ser la Justicia la que atribuya las responsabilidades. Tenemos una vocación democrática e intolerante hacia adentro de la fuerza», señaló Mosquera.

El caso

Uno de los jóvenes que estaba con Joaquín Paredes en el momento de su asesinato, aseguró que policías se bajaron de los móviles y «empezaron a disparar». «Estábamos tomando en un banco (de la plaza). Llegaron con la escopeta y nos dijeron que nos vayamos. Nos fuimos atrás del dispensario, porque era el cumpleaños de un amigo y estaba saludando unos parientes», relató sobre el inicio del episodio fatal.

Y afirmó: «Nos quedamos ahí unos 20 minutos, llegó un policía y nos dijo que nos quedemos piola ahí. A los dos minutos cayeron dos móviles y una chata. Se bajaron y nos empezaron a tirar. Cuando llegaron se bajaron, nos rodearon. Caminaron un poco y un loco disparó».

El joven remarcó que ese fue el momento en el que empezaron a tirar piedras: «Lo vimos que estaba muerto y reaccionamos. Hizo dos quejidos y no hizo más nada, se ponía morado. Ahí nos pusimos locos, fuimos a la comisaría y la hicimos bosta. Como 12 éramos, pero nosotros nomás».

El testigo del episodio sostuvo que la ambulancia no quería cargar a su amigo hasta que llegara una enfermera, por lo que estuvo “tirado como 40 minutos”. 

Por su parte, según la versión policial, del encuentro participaban también personas mayores y se produjo una «gresca» que llevó al disparo mortal.

«Esta versión deberá ser contrastada con las pruebas de la fiscal. Es muy prematuro todavía, no podemos desde el Gobierno propender al juicio sumarísimo. Hay que dejar que la Policía trabaje. Eso debemos respetar y es lo que estamos haciendo», indicó.

Mosquera: «El uso de un arma de fuego es un último recurso cuando está en riesgo la vida del policía»

Al ser consultado sobre la posibilidad de extender el uso de las pistolas Taser, Mosquera explicó que sólo «están previstas para lugares con aglomeraciones o tomas de rehenes».

«Los protocolos en cuanto al uso de la fuerza tiene que ver con otras medidas adicionales al uso de armas no letales, como gases no letales o medidas de persuasión, pero no me puedo referir a esto porque transcurrieron 24 horas», afirmó.

Finalmente, aclaró que el «uso de un arma de fuego es un último recurso cuando está en riesgo la vida del policía». «Esto lo sabe todo policía que pase por la la fuerza en Córdoba», finalizó.

El Gobierno de Córdoba comunicó este domingo que Juan Schiaretti le dio instrucciones al ministro de Justicia, Julián López, de que se ocupe personalmente del asesinato de Joaquín Paredes en la localidad de Paso Viejo. El gobernador le pidió al titular de Justicia que se comunique de manera directa con la familia del joven fallecido, algo que ocurrió hace pocas horas.

Mirá también:

Categorias
PolicialesSociedad

NOTAS RELACIONADAS