San Francisco: Alumnos de dos instituciones crearon carros para los recolectores de cartón

Se trata del Ipet Nº 50 Emilio F. Olmos y el Ipet Nº 264 Teodoro Asteggiano que realizaron una bicicarro y un carro, respectivamente

Alumnos de los colegios Ipet Nº 50 Emilio F. Olmos realizaron una bicicarro que fue destinado a los trabajadores de la Cooperativa «La Virgencita», para facilitarles su tarea de recolección de cartón.

Tal como informa La Voz de San Justo, el proyecto estuvo a cargo del docente Edgardo Valdemarín, quién guió a 14 alumnos de un curso para que trabajaran en la investigación, diseño y construcción de la bicicarro.

El docente explicó que «todos los años se trabaja con un proyecto de Aprendizaje y Servicio Solidario, en mi caso yo les planteo una situación problemática y en base a lo que aprendieron en años anteriores deben emplear las técnicas y ponerlas en práctica».

De esta forma, los chicos se dividieron en grupos para poder llevar adelante las distintas etapas, que les ocupó toda la segunda mitad del año.

La bicicarro está hecha con materiales reutilizados o en desuso, donaciones y algunas partes que se compraron gracias al aporte de la Cooperativa del colegio y también del municipio.

Valdemarín detalló que, por ejemplo, la bici que utilizaron estaba rota y tuvieron que cortarla para hacerle unas modificaciones, pero el sistema de frenado no podía ser reparado así que esas piezas se adquirieron nuevas.

Otro docente del colegio fue solidario y les donó las llantas que ya están listas para circular. Todo fue aplicado según los planos que hicieron los chicos.

Gracias al trabajo de los estudiantes, los recolectores de la Cooperativa de Trabajo «La Virgencita», podrán recorrer la ciudad de manera más cómoda para realizar su trabajo. Esta acción facilita el ingreso económico de ellos.

Pero, esto no es todo porque otro colegio de la ciudad llevó a cabo un proyecto muy parecido.

Los chicos del Ipet Nº 264 construyeron a Teo, un carro que combina la reutilización de elementos desechados y la tecnología.

Es definido por el colegio como «un súper carro» que está diseñado con materiales reciclados, tiene desarrollo por medio de generadores eléctricos en sus ruedas permitiendo que se activen luces LED en el perímetro haciendo de señalización.

En el proyecto, donde trabajaron estudiantes y profesores, también se le agregó un puerto de carga USB para cargar los teléfonos y un toma corrientes para luces de emergencia.

Toda la generación de energía no se hace por baterías sino por el mismo movimiento del carro. Entre los materiales con que lo construyeron hubo recursos de hierros en desuso, bovinas de lavarropas, partes de computadoras obsoletas.

Desde Hablando Claro, felicitamos ambas iniciativas.

Mirá también:

Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS