Seis jóvenes de Santa Rosa se posicionaron en la región con un proyecto socio ambiental

Se trata de los caminantes "Ana Frank", del grupo de Scout Cura Gaucho. Su iniciativa de concientizar a los vecinos sobre mantener limpia la localidad será financiada por una organización distrital

Seis adolescentes que integran el equipo «Ana Frank», los caminantes del grupo de Scout Cura Gaucho de Villa Santa Rosa, fueron este sábado elegidos entre los mejores del distrito por presentar un impecable proyecto socio ambiental titulado «Un favor a la naturaleza». Tienen entre 16 y 17 años y demuestran que la juventud está más activa que nunca.

María Luz Monti, Julieta Colman, Facundo Ariel Arrieta, Uriel Maximiliano Brignone, Esteban Bouchet y Santiago Carranza se abrazaron virtualmente cuando recibieron la noticia de que habían ganado la «Misión 001» convocada por el grupo distrital Mapufei. Los jóvenes competían con sus pares de Obispo Trejo, Monte Cristo y Río Primero.

En diálogo con Hablando Claro, María Luz Monti, relató cómo comenzó a pensarse esta iniciativa: «al mes de que empezó la cuarentena, con mis compañeros se nos ocurrió pensar un proyecto, porque veíamos que con todo esto del coronavirus eran muchos malos momentos y necesitábamos enfocarnos en algo positivo».

Si bien la iniciativa fue pensada desde mediados de abril y formulada durante los últimos meses, no había sido presentada aún en ningún concurso, por encontrarse el país en confinamiento social, preventivo y obligatorio. Finalmente, la propuesta distrital permitió que este proyecto salga a la luz y sea financiado por completo.

«Más que todo lo hicimos porque muchos de los caminantes estaban pasando un mal momento y dijimos ‘bueno, capaz es una luz entre tanto momento de caos, algo que nos saque, nos libere y una buena noticia'», adelanta María Luz.

El proyecto socioambiental y una llegada a la comunidad

Una vez que se pusieron en marcha para pensar un proyecto, decidieron salir a caminar por las calles de Villa Santa Rosa, a lo que llaman «la descubierta». En esa caminata, «vimos que sectores del pueblo estaban con muchísima mugre y empezamos a sacar fotos. Nos entristeció mucho ver que nuestro querido pueblo estaba así».

Así, empezaron a barajar diferentes soluciones. La primera fue arribar a los lugares e invitar a los vecinos a limpiarlos, «pero vimos que esto no iba a poder dar ninguna solución a largo plazo, porque a la semana próxima el lugar probablemente esté igual que como lo encontramos».

Uno de los requerimientos para participar de la misión era que sea un proyecto que impacte en la sociedad. Esto terminó de definir lo que harían: «Nos fijamos en cambiar el pensamiento de las personas, en concientizarlas para que desde el punto cero no arrojaran esta basura». Las actividades van desde obras de teatro para los más pequeños, hasta charlas y capacitaciones para adultos.

«La idea es empezar por nosotros y los vecinos de Villa Santa Rosa, y ojalá esto se replique para llegar a otras partes del mundo», confirman los jóvenes, quienes admiten haber sabido que era un desafío difícil cambiar el pensamiento de las personas y concientizarlas, «pero lo tomamos porque vamos siempre con todas las pilas».

El emotivo momento de la devolución del jurado

Este sábado, luego de que los jóvenes hicieran uso de sus diez minutos para defender ante un jurado y sus contrincantes el proyecto, y presentaran un pitch de tres minutos, recibieron la emocionante noticia de haber ganado la misión y logrado el financiamiento del proyecto.

«El jurado nos felicitó un montón diciendo que era un proyecto diferente a los otros, porque nos basábamos en el pensamiento de las personas, que estuvo re bien formulado, completo, que cumplimos todos los desafíos, que estaba más que claro y que lo dijimos muy bien».

Hoy, a casi una semana de la buena noticia, siguen teniendo piel de gallina cuando recuerdan el momento. Incluso quedó grabado por sus cámaras: «fue una alegría tremenda, lloramos cada uno en su casa, festejamos, saltamos, no lo podíamos creer».

«Que seis caminantes que vienen de un grupo pequeño ganen este desafío, entre tantas malas noticias por coronavirus, incendios, problemáticas sociales y ambientales, recibir una buena fue una alegría tremenda», concluyeron los jóvenes en diálogo con Hablando Claro, y confirmaron tener muchos granitos de arena más para aportar a esta sociedad.

Mirá también:

Categorias
Sociedad

Lic. en Comunicación Social- Facultad de Ciencias de la Comunicación- Universidad Nacional de Córdoba

NOTAS RELACIONADAS