Sobreseyeron a un funcionario judicial cordobés que filmaba a mujeres

Lo decidió el Tribunal Superior de Justicia tras dos años sin solución. El órgano asegura que esta medida no afecta su expulsión del Poder Judicial

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) sobreseyó totalmente a Mariano Hernán Cipolla Sánchez, el funcionario judicial sorprendido mientras filmaba a mujeres por debajo de las polleras en su trabajo. El hecho fue descubierto hace dos años, y se tomó esta decisión por aún no haber tratado la casación de la defensa.

En actuaciones rápidas, el funcionario judicial primero sufrió una suspensión laboral, a días de su detención a comienzos de febrero de ese año. Luego, tras el juicio, por sumario administrativo Cipolla Sánchez fue echado (cesanteado) del Poder Judicial, por lo que perdió su cargo.

La práctica de upskirting (filmar bajo las faldas), sancionada internacionalmente en diversos estrados, fue encuadrada el 9 de abril de 2019 por la jueza Anahí Cristina Hampartzounian como una contravención, como una falta por actos contrarios a la decencia pública, agravada por la calidad de funcionario.

La magistrada condenó en juicio oral al secretario N° 6 del Juzgado Penal Juvenil de 6ª Nominación de Córdoba y le impuso una sanción de cinco días de trabajos comunitarios y la obligación de realizar tratamiento psicoterapéutico.

Las sanciones impuestas por la jueza Hampartzounian en la condena fueron cumplidas por el exfuncionario judicial: realizó tareas comunitarias en el Banco de Alimentos y cumplimentó con su tratamiento psicológico.

A pesar de esto, el defensor del contraventor, Carlos José Vivanco, casó la sentencia ante el TSJ. Esa presentación fue realizada 15 días después del 9 de abril de 2019, por lo que el TSJ tuvo casi dos años para analizar el recurso.

El caso, que pone en debate también la mirada de género en las actuaciones judiciales, fue resuelto por los tres vocales por “prescripción”, por el mero paso del tiempo.

Se argumenta que en las causas contravencionales la prescripción se da cuando transcurre un año desde la última actuación –en este caso, la presentación de la casación por parte de la defensa– haya o no fallo. Durante casi dos años estuvo esperando su tratamiento, hasta que lo hicieron para definir que estaba prescripta.

(Gentileza La Voz)

Mirá también:

Categorias
PolicialesSociedad

NOTAS RELACIONADAS