«Tenemos miedo»: Las amenazaron con un arma y las siguieron para robarles en Monte Cristo

Ocurrió en calles céntricas de la ciudad. Por suerte, las jóvenes lograron escapar y fueron asistidas por personal de un comercio

En diálogo con Hablando Claro, Camila, una de las chicas de 16 años víctima del ataque, contó lo sucedido el sábado pasadas las 22.45 en la calle Ingeniero Lucas Vázquez, mientras se dirigían a la casa de un amigo: «estaba caminando con una amiga y de repente apareció una moto, se sacó el casco y me apuntó con un arma. Me dijo que me quedara quieta».

Inmediatamente su amiga comenzó a correr por la misma calle, hasta que se topó con la segunda motocicleta. Según la joven, el conductor agarró a su amiga y «le pegó con un arma en el cuello». Al ver esto, Camila comenzó a correr hacia la calle 9 de Julio, mientras su amiga le gritaba que corriera porque la estaban siguiendo.

Mientras corría en dirección al local comercial Tinoco, Camila pensaba que habían secuestrado a la joven. En paralelo, su amiga logró escapar de la motocicleta que la tenía paralizada y corrió por la calle Roque Sáenz Peña hasta llegar a Tinoco. Allí ingresó a los gritos y comenzó a dar los datos de Camila, porque ella también creía que se la habían llevado.

Camila cuenta que cuando llegó a Tinoco, «encontré a mi amiga gritando y pidiendo mis datos, me tiré al piso con ella y estuvimos ahí un rato», por fortuna, ambas pudieron confirmar que no su amiga no había sido secuestrada.

En un principio, fueron acogidas por la gente del local comercial quien las «contuvo y ayudó un montón», luego llegó la madre de Camila y personal policial, quien comenzó a preguntar datos del hecho:

«Nos dijeron que nos tomaban los datos pero que no había sido nada grave, como no había robo ni lesiones no pasaba nada», remarcó Camila a Hablando Claro.

«A mi no me lastimaron pero a mi amiga le pegaron con el arma en el hombro y está con mucho dolor», por lo que los padres de la joven golpeada hicieron la denuncia en la comisaría y «no le dijeron mucho tampoco», según el testimonio que brindó Camila a este medio.

En relación a las secuelas que les quedaron a las jóvenes tras el terrible episodio, Camila expresó: «No quiero salir mas a la calle porque me da mucho miedo, escucho una moto y me paralizo. Mi amiga y yo no podemos dormir. Más allá de la persecución, lo peor de todo fue el miedo a sentir que la había perdido a ella».

El accionar policial

Por su parte, en comunicación con Hablando Claro, el comisario Marcos González a cargo de la comisaría de Monte Cristo dijo que momento antes de recibir la alerta de lo sucedido en el centro de la ciudad, personal policial había estado persiguiendo a unas motos sospechosas que cruzaban por la ruta A 88.

Tras perderlos de vista cerca a Mi Granja, los móviles regresron a la comisaría donde reciben el llamado de un empleado de Tinoco, quien alertaba de la situación que habían vivido las jóvenes. Cuando arribaron al local comercial, entrevistan a las chicas.

En este sentido, según el Comisario, «no hace falta que hagan denuncia porque actúan de oficio directamente».

Hasta el momento, lo que se sabe gracias a testigos es que una de las motocicletas era de color azul y la principal hipótesis es que «les han querido robar y cuando las chicas empezaron a gritar se fueron». Lo llamativo es que, pese a que una de las jóvenes llevaba un celular en la mano, no les llevaron nada.

Restará entonces que las jóvenes presten declaración en la comisaría y comiencen a hacerse las averiguaciones para hallar a los responsables. La causa está caratulada como «intento de robo».

Mirá también:

Categorias
PolicialesSociedad

NOTAS RELACIONADAS