Un joven de Obispo Trejo construyó una bicicleta de dos pisos

Una particular bicicleta transita las calles de Obispo Trejo y se lleva todas las miradas

Es imposible no detenerse a mirar a Leo Zárate cuando pasa con su bicicleta por las calles de Obispo Trejo o en la ruta. Es que su bici es de dos pisos y tiene casi 1,66 metros de altura. Con un diseño personalizado y construida con sus propias manos, es un ejemplar único en el mundo.

Todo comenzó cuando el joven de 22 años encontró entre las sugerencias de YouTube el video de una bicicleta con similares características. «Desde que la vi se me puso en la cabeza que la quería y me puse en campaña para averiguar como tenerla«, cuenta Leo en diálogo con Hablando Claro.

Por lo que pudo averiguar entonces, una bicicleta similar de las que ofrecen en el mercado cuesta alrededor de 180-200 mil pesos, de acuerdo al valor del dólar. Inmediatamente supo que no podría comprarla, pero eso no lo detuvo porque enseguida comenzó con las averiguaciones para construirla por sus propios medios.

«Prácticamente a toda la bici la hice con cosas que ya tenia en mi casa, sólo compré una cubierta y una alfombra«, relata el joven trejense que tardó entre 5 y 6 días en construir el vehículo, con ayuda de su papá que apoyó la iniciativa desde un principio. Su mamá, en cambio, mostraba ciertas dudas ante la iniciativa del joven por miedo a que su hijo se accidentara en la exótica bicicleta.

De esta forma el joven pudo unir dos pasiones: la invención de objetos y las bicicletas. Leo, de hecho, sueña con trabajar en una fábrica de bicicletas, ya que sabe todo sobre este medio de transporte y conoce cada una de sus partes y mecanismos.

En cuanto terminó de construir el vehículo que está conformado por dos cuadros de bicis ensamblados, no demoró en probarla. Según contó con picardía, esa misma noche puso a prueba la particular bicicleta y tuvo su primera y única caída hasta el momento.

Modelo único y… único conductor

En el pueblo todos sacan fotos cuando ven pasar a Leo en su bicicleta, lo graban y hasta le han pedido sacarse foto al lado del exótico vehículo, pero nadie se anima a subirse y mucho menos a manejarla.

«Hasta ahora subieron dos amigos nomás, pero yo les iba agarrando la bici. Nadie se anima, los que me dicen que quieren subir generalmente son los más chicos, pero no los dejo porque si se accidentan va a ser mi culpa», explica Leo en Hablando Claro y añade «yo soy muy amante de la bici, si te la presto es porque te tengo mucha confianza».

Subido a la bicicleta el joven alcanza los 2 metros de altura, y hay calles donde debe agacharse para esquivar los arcos puestos para que no pasen los camiones. No es un vehículo fácil de manejar, él ya se volvió un experto en el tema, pero para el que no sabe, no es nada fácil subir, ni bajar.

Al principio Leo tenía que subirse a una silla y agarrarse de un árbol para subir a la bicicleta de altura abismal, hasta que le puso un pedalín para facilitar la tarea. Además, al tener la orquídea tan alta se hace más complejo manejar el vehículo a la hora de doblar porque el manubrio es más duro. «Yo ya le agarré la mano«, asegura y describe que hay que tener un gran equilibrio para manejar el vehículo al no poder apoyar los pies en el piso.

No obstante, el joven va por más y ya averiguó que hay bicicletas de hasta tres pisos.

Un diseño irrepetible

Su bicicleta llama la atención y Leo lo sabe, pero además de sus particulares características, el joven le impone su sello añadiéndole cosas que la hacen más única.

Algo que sorprende a todos es la patente. El joven encontró una al costado de la ruta y no dudó en llevarla, pintarla y hacerle un diseño combinando letras y números. Además pintó toda la bicicleta de amarillo para que llamara aún más la atención.

Ahora tiene pensado agregarle luces, alguna calcomanía y un logo de Volkswagen que también encontró por ahí. Algunos quisieron comprarla e incluso le pidieron a Leo que construya otras similares, pero esta bici es exclusiva y no hay otra igual.

(Entrevista de Fernanda Bandín)

Categorias
CulturalesJóvenesSociedad

NOTAS RELACIONADAS