Un relato que golpea: habló la obstetra que le practicó la cesárea a la nena en Tucumán

Se trata de una médica que intervino con la ayuda de su marido, ambos profesionales del sector privado convocados por la ministra de Salud de la provincia

La ginecóloga Cecilia Ousset, relató cómo fue la intervención de urgencia que se realizó a la niña de 11 años violada y embarazada. “Ayer se le salvó la vida a esa niña, que nunca debió haber llegado a las 23 semanas de edad gestacional”, alertó.

“Cuando vi a la nena de 11 años que estaba jugando con unos juguetes de plástico en su cama, se me aflojaron las piernas”.

Esta fue la primera escena que vivió anoche la ginecóloga en el Hospital Eva Perón, antes de participar de la escandalosa cesárea que se le practicó a la niña de 11 años embarazada a causa de una violación cometida por la pareja de su abuela.

La médica dijo que asistió junto a su esposo, el doctor José Gijena, ambos del sector privado, al hospital público al ser convocados por la ministra de Salud de la provincia, Rossana Chahla, y el Secretario Ejecutivo del Siprosa, Gustavo Vigliocco, para una práctica de emergencia.

“La niña tenía 17/12 de presión arterial, era una situación de emergencia. Para sacarle la ropa hubo que dormirla. Era imposible que sea por vía vaginal en ese cuerpito y en esa situación que había pasado con la edad gestacional de 23 semanas. Era imposible que continúe el embarazo porque la niña se iba a morir”, alertó la ginecóloga en declaraciones a Radio Prensa.

“Cuando llegamos al quirófano no terminó la pesadilla. Mientras contenía a la niña, creía que la Jefa de Servicios iba a ayudar en la operación al doctor Gijena, pero nadie lo ayudó, ni siquiera la instrumentista. Todos se declararon en ese momento objetores de conciencia, con una niña de 11 años, con una alta presión arterial, violada, llorando, con su madre llorando a la par. Tuve que instrumentar a mi esposo y el anestesista de guardia también se declaró objetor de conciencia, y tuvo que venir un anestesista de la Maternidad. Todos estaban afuera chateando en las redes sociales y distorsionando lo que estaba pasando”, relató indignada la doctora Ousset al revivir lo que sucedió anoche en el Hospital Eva Perón.

“Eso es faltar a todas las normas en la atención de una paciente. Ayer se le salvó la vida a esa niña, que nunca debió haber llegado a las 23 semanas de edad gestacional”, agregó.

“La nena salió bien de la operación, pero está espantada. El recién nacido tiene una prematurez extrema, pero era algo que había que hacer. Lo importante era salvar la vida de la niña, que recordemos, había intentado un suicidio. Ahora, la niña tiene que estar atendida por un equipo interdisciplinario del Siprosa que incluya un trabajador social, psiquiatra infantil. Además debe haber un control post operatorio porque las pacientes menores a los 13 años tienen cuatro veces más posibilidades de morir en un embarazo que una mujer mayor de 15 años”, sostuvo la médica.

Ousset también contó que al salir del quirófano fueron abordados por personal de la Justicia provincial: “Cuando salimos del quirófano, nos tomaron datos del Ministerio Público Fiscal”, precisó y acotó:“Nosotros mandamos la placenta y el cordón umbilical para que se hagan los análisis de ADN, y no haya ninguna duda del violador”.

Por último, la ginecóloga, que se hizo conocida el año pasado al exponer su adhesión a la despenalización del aborto en el marco del debate que se dio en el Senado de la Nación, responsabilizó a todo el sistema de salud pública por esta situación. “Hemos actuado más de lo que deberíamos haber hecho. Haber llegado a este punto es responsabilidad desde el gobernador hasta el último trabajador de la salud del hospital. ¿Por qué tienen que ir médicos del sector privado al público, cuando nosotros le pagamos los sueldos y tienen que hacer lo que dice la ley?”, cuestionó.

Este caso tomó alcance nacional ya que se esperaba en un primer momento que el Ministerio de Salud provincial aplique una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) como establece la ley en caso de un embarazo por violación, pero luego se decidió practicar una cesárea obligando a la niña a dar a luz, cuando la menor había manifestado en una cámara Gesell que quería que “le saquen lo que el viejo le había puesto adentro».

Relatos recuperados de Radio Prensa

Categorias
Sociedad

NOTAS RELACIONADAS